Español: La Jornada Mundial de la Juventud fue una experiencia de fe

Editora: Señor Obispo, a finales de Julio usted asistió a la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil. Díganos sobre su experiencia.
Obispo Vásquez:
La Jornada Mundial de la Juventud 2013 fue una experiencia muy edificante y afirmante para mí como obispo. Esta es mi tercera oportunidad de participar en una Jornada Mundial de la Juventud –visité Toronto en 2002 y Madrid en 2011; y una vez más estuve sorprendido por esta impresionante reunión de gente joven de todos los rincones del planeta. Aproximadamente tres millones de personas estuvieron en la Misa de clausura con el Papa Francisco, la cual se llevó a cabo en la playa de Copacabana en Río de Janeiro. Mientras miraba hacia abajo, hacia la playa, pude ver personas de todas partes del mundo ondeando las banderas de sus países. Fue una maravillosa vista. La pregunta es, “¿Quién tiene la habilidad de juntar a tanta gente de todo el mundo para un evento espiritual? –¡Nuestro Santo Padre!” El Beato Juan Pablo II inició la Jornada Mundial de la Juventud, el Papa Benedicto XVI continuó la tradición y este año el Papa Francisco dio la bienvenida a millones de peregrinos a Brasil. ¡No pude evitar sentirme orgulloso de ser Católico!
A través de mi experiencia en la Jornada Mundial de la Juventud, estuve muy impresionado y esperanzado con  la juventud y los adultos jóvenes de nuestra iglesia. Ellos caminaron grandes distancias en el frío y lluvioso clima y estuvieron de pie por horas esperan-do escuchar la Misa. Y aún así hubo momentos de silencio en medio de una asamblea tan inmensa de gente. Muchas veces durante estos momentos de oración, el Papa Francisco pidió silencio y hubo silencio reflexivo inmediato, lo cual fue hermoso.
Muy a menudo escuchamos que nuestra juventud está desencantada con la Iglesia y sus enseñanzas, pero después de ser testigo de la Jornada Mundial de la Juventud, puedo ver que nuestros jóvenes están muy comprometidos. Están preguntando serias y profundas preguntas sobre la vida, sobre el propósito y el servicio, y sobre querer estar involucrados con la iglesia. Es una gran señal de esperanza ver esta reunión de millones de jóvenes de todo el mundo que quieren poner a Cristo en el centro de sus vidas y quieren servir a la Iglesia.

Editora: ¿Cuáles fueron algunos de los momentos más relevantes?
Obispo Vásquez:
Durante la Jornada Mundial de la Juventud, hubo diferentes lugares a través de la ciudad de Río de Janeiro donde la juventud venía y recibía catequesis sobre la fe Católica. Tuve el privilegio de escuchar dos presentaciones excelentes –Una dada por el Cardenal Timothy Dolan de Nueva York y la otra dada por el Cardenal Sean O´Malley de Boston. Ambas fueron asombrosas por que ambos conectaron con la juventud. Mientras escuchaba las presentaciones, era obvio que sus mensajes resonaban en la gente joven. Nuestra juventud quiere encontrarse con Jesucristo.
Los cardenales hablaron sobre algunos tópicos muy difíciles, ambos admitiendo que ha habido errores y que la iglesia ha incurrido en faltas. Aún así, la Iglesia Católica sigue siendo un gran signo de esperanza por que Cristo prometió que estaría con nosotros hasta el fin de los tiempos. La iglesia permanece fiel a Cristo en la misión confiada a ella, la cual consiste en proclamar a Cristo al mundo.
El otro momento relevante fue ser testigo de la visita del Papa Francisco a la gente de Río. Cada vez que iba por las calles, pasaba tiempo con la gente. Él quería comunicarse con la gente. Buscó conocerlos como cualquier pastor haría. Y la gente obviamente era atraída a él. Comenzó su visita en el santuario de Nuestra Señora de Aparecida, patrona de Brasil. Ahí el Papa dijo “Hoy, esperando con ansias la Jornada Mundial de la Juventud la cual me ha traído a Brasil, yo también vengo a tocar en la puerta de la casa de María –quien amó y crió a Jesús- para que ella nos ayude a todos, pastores y gente de Dios, padres y educadores, a pasar a los jóvenes los valores que pueden ayudarles a construir una nación y un mundo más justo, unido y fraterno”.
El Papa Francisco se ganó rápido los corazones de los brasileños y de todos los que se habían reunido para la Jornada Mundial de la Juventud. Al final de la reunión, el Vicepresidente de Brasil, Michel Temer, dijo al Santo Padre que las puertas del país estarían permanentemente abiertas para él y lo invitó a “entrar sin tocar, por que siempre habrá un lugar para su Santidad en los corazones de los brasileños”.
Pensé que esta era una maravillosa expresión de la puerta como signo de bienvenida, recepción y de que el Santo Padre siempre será recibido ahí. Él visi-tó a gente ordinaria y se reunió con los representantes del gobierno y obispos. El verlo moverse entre la gente y verlo orar con la gente fue impresionante.  No solo estaba visitando un país, estaba construyendo la fe de los jóvenes que entraron en contacto con él. Y, al final de su visita, el papa admitió que estar en Brasil y estar con tantos jóvenes fue una oportunidad para fortalecer su propia fe también.

Editora: El Papa Francisco parece realmente haber avivado la fe en los Católicos alrededor del mundo, ¿Qué piensa usted de esto?
Obispo Vásquez:
Sí, estoy de acuerdo. Creo que es por que ha tomado una aproximación diferente a la de nuestros papas anteriores. Esto no quiere decir que nuestros papas anteriores fueron menos hombres de fe u hombres de Dios y tampoco es decir que no hicieron una significante contribución a la iglesia. 
De cualquier manera, creo que el Papa Francisco ha agregado una dimensión de simplicidad y humildad, la cual, pienso, la gente encuentra atractiva –él tiene una aproximación muy pastoral, muy sencilla. Él mismo está viviendo una vida simple. Ha escogido no vivir en los departamentos papales en el Palacio Apostólico, sino vivir en una suite en la casa de huéspedes del Vaticano, la cual es una casa simple para visitantes oficiales. Él es un hombre que viene de servir a la gente en la pobreza. En Argentina, él vivió entre la gente pobre y los visitaba solo como un pastor. Aún cuando era Arzobispo, viajaba a través del país, a través de la ciudad, de la misma manera en que la gente ordinaria viajaba.
Mientras estaba en Río, el Papa Francisco viajó en el abierto Papamóvil y paró y caminó entre la gente. Mientras viajaba entre la gente, la gente le bañaba con flores, playeras de equipos de futbol, banderas y otros regalos. La respuesta de la gente hacia él y su amor por él fueron algo bello que atestiguar y su respuesta hacia la gente fue igualmente conmovedora. Él toma a los bebés y los besa. Bendice a los enfermos. Abraza a aquellos discapacitados. Él pasa tiempo con la gente. No tiene miedo. Tiene confianza en el papel que se le ha confiado.
Me encantó lo que dijo a los jóvenes en un cierto momento, sobre que la fe es revolucionaria. “La paz, el consuelo, la gentileza, el coraje, la serenidad y el gozo, los cuales son frutos del Espíritu Santo, encuentran un hogar en nuestro corazón, de manera que nuestro mismo ser se transforma; nuestra manera de pensar y actuar. Querido amigos, la fe es revolucionaria y hoy les pregunto: ¿están dispuestos…a entrar en esta ola revolucionaria de la fe? ¡Sólo entrando en esta ola sus jóvenes vidas adquirirán significado y por lo tanto se convertirán en fructíferas!”

Editora: ¿Cuál es su oración por el Papa Francisco y por la iglesia mientras seguimos avanzando?
Obispo Vásquez:
Por supuesto, nuestra oración por nuestro Santo Padre es siempre que Dios los continúe protegiendo, lo cuide, guíe e inspire para que pueda continuar siendo el Vicario de Cristo que necesitamos en este momento particular. Cada Santo Padre, claro está, lidia con muchos asuntos por que es una Iglesia universal; por lo tanto, abarca muchos temas y problemas y también hay muchas cosas buenas sucediendo. Mi oración es que nuestro Santo Padre hable las palabras de Cristo y continúe renovando y motivándonos. Especialmente durante este Año de la Fe, oro por que todos nosotros tengamos confianza en nuestra fe Católica y no tengamos miedo de expresarla y comunicarla con otros. Oro por que todos seamos, como él lo ha dicho –– revolucionarios.

Department Categorization: