Jóvenes locales viajan a Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud

Por Enedelia J. Obregón
Corresponsal

Entre los aproximadamente 3 millones de fieles que atendieron la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro, Brasil, se encontraban 10 adolescentes de la Parroquia de la Sagrada Familia, en Copperas Cove en su primer viaje a este evento internacional.
Ellos pasaron 18 meses vendiendo tacos, limpiando autos en centros de lavado de los mismos y llevando a cabo ventas de garaje para ayudar a pagar su viaje a Brasil en Julio.
El viaje fortaleció su fe y formó un lazo que estos jóvenes nunca olvidarán. En su lista de cosas favoritas se encontró el ver al Papa Francisco en su primer salida internacional. Además de ver al papa, escucharon diversas oraciones conocidas recitadas en diferentes lenguas, intercambiaron banderas, botones y rosarios con gente de todo el mundo y tomaron muchas fotos. No siempre fue divertido: los eventos principales estaban a 8 millas, hacía frío, llovía, se levantaban temprano y se acostaban tarde. Pero aquellos elegibles, planean atender la próxima Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia, Polonia, en 2016.
Para la madre y chaperona Kristina Williams-Myers, la expresión de los rostros de los jóvenes al ver al Papa Francisco no tuvo precio.
“Este es el primer papa que realmente recordarán”,dijo. “Son el primer grupo de jóvenes que lo vieron en un evento de la Jornada Mundial de la Juventud. Estaban más emocionados que si hubieran visto una estrella de rock”.
Los adolescentes que asis-tieron fueron Amanda Arrisola, 16; Sara Myers, 17; Katherine Myers, 17; Emily Myers, 16; Emanuel Martinez, 17; Adan Rivas, 16; Valeria Fernández, 16; Matthew Spears, 16; Timothy Fajardo, 18; and Tamara Milne-Myazoe, 16. Todos son estudiantes de la escuela preparatoria Copperas Cove excepto Fajardo quien se graduó en la primavera, y Rivas, quien apenas se mudó con su familia a El Paso. Estudiantes de la Parroquia de St. Elizabeth en Pflugerville y la Parroquia de St. William en Round Rock también viajaron a Brasil.
Arrisola dio que la nueva directora de juventud, Meghan James fue quien les sugirió asistir a la Jornada Mundial de la Juventud, lo que emocionó a todos. James les dijo que tomaría mucho trabajo juntar el dinero para el viaje; afortunadamente la recompensa fue mejor que sus expectativas.
“Fue abrumador “Arrisola dijo. “Había millones de personas y todos estaban ahí por la misma razón. No creerías que tanta juventud está involucrada con la Iglesia. Fue en muchas lenguas, pero la misma Palabra”.
El ver al papa por prime-ra vez fue muy emocional. “Todo mundo estaba gritando y llorando,” dijo.
El momento cambiador de vidas, para ella, fue cuando el papa paró y abrazó y besó a un bebé. “El hecho de que él se acercó fue increíble,” dijo.
Sara Myers dijo que la experiencia le ha ayudado a disfrutar más ir a la Iglesia y ha fortalecido su fe.
“Algunas personas dicen, ‘¿por qué molestarse?’” dijo. “Dios no controla tu vida. Pero si sigues a Dios,  Él te llevará por el buen camino”.
A ella le gusto asistir a Misa, con gente rezando en sus propias lenguas, también atender una feria de vocaciones que incluyó una presenta-ción de personas construyendo escuelas en África. 
“Me hizo pensar que yo puedo hacer eso,” dijo. “Nos dio mucho en qué pensar”.
Katherine Myers, quien es una servidora de altar, dijo que ver  al papa fue “feno-menal”.
“Estaba como a diez pies de nosotros,” dijo. “Se ve mucho más joven en persona. Se ve lleno de paz y santidad”.
 Confesarse en los confesionarios de carpa fue también algo resaltable. “Me sentí como una persona diferente,” dijo. “ Fue poderoso”.
Martínez, quien se gradúa el próximo año, dijo que estaba buscando un “reanimador de su fe,” y lo encontró. 
“Puedes decir que soy un Católico  nacido-de nuevo” dijo. “Ver la gigantesca estatua de Jesús fue una experiencia poderosa”.
“Pude sentir a Jesús ra-diante” dijo. “Lo mismo sucedió cuando vi al papa. Realmente sentí su presencia. Todas las personas escucharon con atención sus palabras.”
Rivas dijo que su primera reacción al escuchar que el grupo podría ir a Brasil fue “¡Oh, viaje!” Una vez que estaba ahí, estaba impresionado con ver a todos celebrando su fe.
“Desearía que hubiéramos llevado a más gente, o haber ido a menos eventos,” dijo. “ Había tanto – que hacer-. Estábamos muy cansados”.
Fernández dijo que la experiencia la acercó más al grupo y le hizo darse cuenta de cuán universal la Iglesia es. Ellos conocieron jóvenes de Irak, Corea del Sur y Kuwait e intercambiaron regalos con jóvenes de Irlanda y Argentina.
Ella desearía haber apren-dido más portugués, como otros hicieron. 
“Sé algo de español, así que eso ayudó,” dijo. También desearía haber llevado banderas de Texas y Estados Unidos para intercambiar. Planea traer de ambas a Polonia.
Spears dijo que atender Misa “fue increíble”  y rezar el rosario “fue realmente emocionante….cada misterio fue en una lengua distinta,” dijo.
El orar diario en la Jornada Mundial de la Juventud también fortaleció su vida de oración y le ayudó a lidiar con la frustración de lidiar con el gentío.
“Me hizo darme cuenta de que la oración puede sacarme de cualquier situación,” dijo.
Williams-Myers dijo que el viaje fue también una oportunidad para su propia renovación. “A veces te sientes atascado,” dijo. “Me ayudó a recordar por qué soy Católica”.
En el evento, ella dijo 
“sientes que realmente eres la Iglesia, un cuerpo. ¡Eso es maravilloso!”
Los adultos necesitan reconocer que la juventud de hoy no va a seguir la fe solo por que se les diga que lo hagan.
“Esta generación necesita respuestas concretas a preguntas,”  dijo. “Tenemos que reconocer eso. Necesitamos comunicar eso con amor y realmente escuchar y respetar sus preguntas y responder a esas preguntas inclusive cuan-do sea difícil”.
La próxima Jornada Mundial de la Juventud será en Julio de 2016 en Cracovia, Polonia. Está abierta a edades de 16 a 35, aunque cualquier persona mayor de 18 años puede inscribirse independientemente. Para mayor información visite www.krakow2016.com/en/.

Department Categorization: