Cientos se reúnen para celebrar a Nuestra Señora de Guadalupe

Por Enedelia J. Obregón
Corresponsal

Cientos de fieles peregrinos se enfrentaron al calor el pasado 3 de agosto para mostrar su devoción a Nuestra Señora de Guadalupe, al marchar en una procesión alrededor del Sur de Austin, la cual culminó con una Misa en la Parroquia de San José, celebrada por el Obispo José Vásquez.
Durante la procesión, un camión llevó la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe y a los músicos que dirigieron a los participantes a través de himnos mientras que miembros de la Cruzada del Rosario dirigían el rosario.
Mientras que la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe es observada el 12 de diciembre, este evento celebrado en toda la diócesis fue llevado a cabo el 3 de agosto para evitar un conflicto con los eventos pa-rroquiales de diciembre, según dijo Edgar Ramírez, director diocesano de la Oficina del Mi-nisterio Hispano.
“Al hacer esto, conti-
nuamos celebrando El Año de la Fe, al dar testimonio a nuestro prójimo de nuestra fe Católica y de su poder para hacer que la gente se junte- aún cuando no es el día de su fiesta ni el mes de la misma,” dijo “eso por sí mismo es ya una celebración”.
La celebración fue encabezada por la Oficina del Ministerio Hispano e incluyó a la Sociedad Guadalupana, el Movimiento Familiar Cristiano-USA, la Cruzada del Rosario, la Parroquia de San José y la Oficina diocesana de Culto Divino.
En su homilía bilingüe, el obispo parafraseó comentarios hechos por el Papa Francisco durante su visita al Santuario de Nuestra Señora de Aparecida en Brasil durante la Jornada Mundial de la Juventud en Julio.
“Cuando la iglesia busca a Jesús, siempre va a la casa de María y toca en la puerta y le pide que nos muestre a Jesús,“ dijo el Obispo. “ Buscamos a María por que ella siempre nos lleva a Jesús“.
El Obispo Vásquez dijo que como Católicos Cristianos, necesitamos mantener la espe-ranza y ser gente de esperanza.
“En las dificultades de la vida, Dios nunca nos deja,“ dijo. “Tenemos que ser gente de esperanza. ¿Por qué salimos en procesión hoy? Es un viaje. La vida tiene un destino que terminará un día. Pero nunca estamos solos. Caminamos siguiendo a Cristo”.
Dijo que necesitamos permitirnos el ser sorprendidos por Dios y abrir nuestros ojos a las muchas maneras en las que Dios trabaja a través de nosotros.
“Necesitamos una apertura que nos permita ser sorprendidos por Dios,” dijo el Obispo Vásquez. “Dios siempre está trabajando en nosotros“
También necesitamos vivir gozosos.
“Los Cristianos son gozosos, nunca tristes, “ dijo el Obispo.
Para aquellos que participaron, la oportunidad de venerar a Nuestra Señora de Guadalupe fue también una oportunidad para compartir una importante parte de su cultura.
Rosaura Acosta, vice presidenta del capítulo de San José de las Guadalupanas y miembro del Consejo Guadalupano diocesano, dijo que cerca de 20 iglesias participaron en la celebración. Diferentes parro-quias tuvieron distintas responsabilidades. El anfitrión, el capítulo de San José, por ejemplo, hizo 500 rosarios de manera que todos pudieran rezar el rosario.
Acosta, 66 y madre de siete, abuela de 18 y bisabuela de 10- puso a algunas de sus nietas a trabajar haciendo rosarios.
El trabajo empleado en celebrar a Nuestra Señora de Guadalupe es tanto espiritual como cultural, dijo Acosta.
“Nada habría pasado si nuestra Santa Madre no hubiera dicho ‘sí’ a Dios,“ ella dijo. “Ella juega una parte importante en la salvación”.
Las Guadalupanas también están trabajando para asegurar que la próxima generación de fieles recuerde por qué Nuestra Señora de Guadalupe es tan importante para la cultura Hispana.
“Estamos trabajando con nuestro director espiritual, el Padre John Boiko, para desa-rrollar talleres para personal de Educación Religiosa de manera que puedan saber quién es (Nuestra Señora de Guadalupe), por qué estaba vestida del modo en que lo estaba y acerca de las apariciones. Necesitamos enseñar a nuestra gente joven por que ellos no lo van a hacer sólo por que sus padres lo hicieron”.
Eva Barrón, secretaria del Consejo Guadalupano, dijo que para ella y su familia, la devoción es central a la cultura Mexicana. Ella notó que la aparición de la Virgen a San Juan Diego en el cerro del Tepeyac cerca de Ciudad de México en 1531 fue la única en la que ella dejó una imagen.
“Ella no  había hecho esto en ningún otro lado,“ Barrón dijo de la imagen que ella dejó en el ayate de San Juan Diego. “Parte de nuestro rol como Católicos es traer a la gente más cerca de nuestra fe – a Jesús. Y eso es exactamente el por qué ella vino, para atraer gente a su hijo. Ella es una gran evangelizadora”.
Barrón dijo estar complacida de que el movimiento anti-aborto lleve una imagen de Nuestra Señora de Guadalupe ya que ella es la Protectora de los no-natos y también la Patrona de las Américas. 
“En su imagen se muestra usando un cinturón,” dijo Barrón.“En la cultura Azteca, eso indica que estaba embarazada. Lo que muestra que la vida es preciosa y un don de Dios”.

Department Categorization: