Su Santidad, aficionado al fútbol, pide a jugadores ser verdaderos modelos a seguir

Por Cindy Wooden 
Catholic News Service 

Con admiración y grandes sonrisas por todos lados, el papa Francisco, aficionado de toda la vida al fútbol, se reunió con los jugadores estrellas y entrenadores de los equipos nacionales de fútbol de Argentina e Italia que tienen la esperanza de competir por la Copa Mundial en el 2014. 
Los equipos fueron liderados hasta la Sala Clementina del Palacio Apostólico el 13 de agosto por el capitán argentino Lionel Messi, delantero que juega actualmente en el FC Barcelona, y el capitán italiano Gianluigi Buffon, portero que juega actualmente para Juventus FC. 
Los dos equipos se encontraban en Roma para jugar un partido “amistoso” en honor al papa el 14 de agosto (Argentina dominó a Italia 2 a 1); el juego no tiene influencia alguna en el proceso de clasificación para la Copa Mundial. 
El Papa Francisco dijo que estaba tranquilo porque era un partido amistoso, pero que aun así sería difícil saber por quién vitorear. 
Claudio Cesare Prandelli, el entrenador italiano, dijo que estaba a punto de preguntarle al papa si asistiría al partido, pero el Papa Francisco anticipó la pregunta y le dijo que la seguridad del Vaticano ya lo considera “indisciplinado”, dejando la impresión de que sería pedir demasiado que ellos hicieran arreglos para un viaje al Estadio Olímpico de Roma. 
En un breve discurso ante los jugadores, entrenadores y árbitros el Papa Francisco alentó a todos los involucrados en el fútbol profesional a mantener el espíritu y la pasión de que este es un juego, un deporte de equipos. 
“Aunque el equipo gane” el juego, él dijo, sin belleza, gracia ni trabajo en equipo, tanto el equipo como los aficionados pierden. 
“Antes de ser campeones ustedes son hombres, seres humanos con sus talentos y sus defectos, corazones e ideas, aspiraciones y problemas”, dijo el papa Francisco. “Aunque uste-des sean estrellas, sigan siendo hombres tanto en el deporte como en sus vidas”. 
Él pidió a los jugadores asumir la responsabilidad por el hecho de que para millones de personas, jóvenes y viejos, ellos son héroes y modelos a seguir. 
“Estén conscientes de esto y ofrezcan un ejemplo de lealtad, respeto y altruismo”, él dijo. “Tengo confianza en todo el bien que ustedes pueden hacer entre los jóvenes”. 
El papa, quien sigue el fútbol, sabe que en Europa el juego ha estado plagado de incidentes de jugadores y aficionados 
haciendo comentarios racistas sobre los jugadores de África. Él les dijo a los jugadores que ellos deben ser modelos de inclusión, trabajando para “eliminar permanentemente el peligro de la discriminación”. 
Cuando los equipos están comprometidos con la buena deportividad, él dijo, todos en el estadio crecen, “la violencia desaparece” y “uno comenzará a ver otra vez familias en las gradas”. 
El Papa Francisco también les pidió a los jugadores que oraran por él, “de modo que yo también, en la ‘cancha’ en que Dios me ha puesto, pueda jugar un juego honesto y valiente para el bien de todos”. 
Hablando con reporteros después de su audiencia con el papa, Messi, quien no jugó en el partido Italia-Argentina debido a una lesión, dijo que la mejor manera en que los jugadores pueden responder a lo que dijo el papa es a dándole a los aficionados un juego limpio y emocio-nante y llevando vidas rectas. 
“Sin duda alguna, hoy ha sido uno de los días más especiales de mi vida”, él dijo. “Tene-mos que destacarnos dentro y fuera de la cancha”. 
A Buffon, quien le regaló al papa un balón firmado por todos los jugadores italianos, se le preguntó si pensaba que reunirse con el papa podría estimular el milagro necesario para asegurar que Italia y Argentina llegaran a las finales de la Copa Mundial. 
“Nuestra tarea es trabajar arduamente para asegurar que estemos en la final”, él dijo. “Si el Papa Francisco hace milagros, creo que serían para cosas más importantes”. 
Buffon dijo que el que el papa pidiera las oraciones de los jugadores es otra señal de su “humildad y humanidad”. 
Julio Humberto Grondona, presidente de la asociación argentina de fútbol, le pidió al papa bendecir el fútbol argentino “de modo que los estadios sean como eran cuando usted experimentó por primera vez la emoción de ser un aficionado”. 

Department Categorization: