Entrevista: Resolviendo propagar el gozo en Año Nuevo

Editora: Señor Obispo, el Año de la Fe ha concluido, pero nutrir nuestra fe es un proceso continuo. Mientras comenzamos el 2014, ¿cómo podemos continuar crecien-do en nuestra fe?
Obispo Vásquez:
El Año de la Fe fue una bendición para la Diócesis de Austin. El Papa Benedicto XVI dio este gran regalo a la iglesia como una oportunidad para nosotros para profundizar en nuestra fe Católica y fortalecerla, revitalizarla y comprometernos con ella otra vez. Los que somos Católicos desde hace mucho tiempo, tenemos la tendencia a darla por sentada. Como creyentes se nos pide experimentar el gozo de nuestra fe; por lo tanto, el Papa Benedicto alentó un resurgimiento de energía y entusiasmo para nuestra fe. Él quería que estuviéramos incendiados de Cristo y dispuestos a compartirlo con otros.
El Papa Benedicto XVI nos dio muchos ejemplos de dónde la gente necesita escuchar ese mensaje, especialmente en lugares donde la iglesia está experimentando sufrimiento, dolor y persecución. El mensaje es necesario aquí en nuestro propio país donde la iglesia no está necesariamente sufriendo, pero ciertamente está enfrentando confrontación, algunas dificultades y retos.
Ahora que el Año de la Fe ha concluido, puede que sea bueno preguntarnos a nosotros mismos qué sucedió durante este Año de la Fe ¿Cómo es mi fe más fuerte de lo que era, tal vez, hace un año? ¿Qué estoy haciendo para demostrar que he crecido definitivamente en esa fe? ¿Estoy pasando más tiempo con mi familia? ¿Paso un poco de más tiempo en oración? ¿Estoy yendo a Misa con más frecuencia? ¿Estoy frecuentando los sacramentos, acudiendo al sacramento de la reconciliación? Si usted está haciendo esto, entonces obviamente Dios ha estado trabajando durante este Año de la Fe y moviéndolo en esa dirección. Si usted no está haciendo lo anterior, por favor examine por qué no y pregúntese cómo puede usted hacer que esto suceda ahora, mientras el 2014 comienza. Mientras celebramos la temporada navideña y comenzamos el Año Nuevo, es un tiempo perfecto para todos nosotros para renovar nuestro compromiso  de seguir a Cristo.

Editora: ¿Cuáles son algunas resoluciones específicas o actividades que podemos hacer respecto a nuestra fe?
Obispo Vásquez:
Creo que la primera es frecuentar los sacramentos por que somos una iglesia sacramental. En la celebración de los sacramentos encontramos a Cristo una y otra vez. Los sacramentos no deben convertirse en rutina por que Cristo nos es revelado en cada sacramento. Claro, esto ocurre en el bautismo, en la confirmación, en el matrimonio y en las ordenaciones sacerdotales, pero los sacramentos que más necesitamos y que podemos practicar con más frecuencia son la reconciliación y la Eucaristía. Especialmente deseo animarnos a todos a recibir el sacramento de la reconciliación. La misericordia del amor abundante de Dios es derramada en el sacramento de la reconciliación. Incluso si usted ha estado lejos de la iglesia por mucho tiempo, usted es bienvenido a experimentar la misericordia de Dios en este sacramento, donde vemos el rostro de Cristo revelado en una manera misericordiosa, compasiva y amorosa.
También animo a Católicos a atender la Misa cada domingo y durante la semana si es posible. La Eucaristía nos da vida, vitalidad y fuerza. A través de la Eucaristía, la vida de Cristo es derramada sobre nosotros de manera que podamos ir al mundo y ofrecer esa misma vida a otros.
La oración es otra manera en la que podemos fortalecer nuestra fe ¿Cómo estoy orando? ¿Estoy dedicando más tiempo a la oración? ¿Estoy pasando al menos dos o tres minutos o cinco minutos en oración? O, ¿debo considerar más oración comunal? ¿Puedo unirme a otros para rezar el rosario o la Liturgia de las Horas? Hay muchas maneras en las que podemos expandir nuestras vidas de oración –no son  extraordinarias, sino cosas básicas, ordinarias y simples que con frecuencia la gente pasa por alto.
Otra manera en la que los Católicos podemos profundizar en nuestra fe es al leer y estudiar la Sagrada Escritura. La Adoración del Santísimo Sacramento es también una manera maravillosa manera de profundizar en nuestra fe. Animo a todos los Católicos a pasar regularmente tiempo con Cristo en adoración. Es importante que tengamos expectativas razonables de nosotros mismos. Si nuestro objetivo es demasiado alto, podemos decepcionarnos y desilusionarnos muy rápidamente. Pero si entendemos que la fe se trata más sobre la calidad y la experiencia del amor de Cristo, entonces pasar cinco o diez minutos más en oración no es tan pesado. En lugar de comprometerse a 30 minutos de oración diaria con las Escrituras, comience con dos o tres minutos o lea y absorba las lecturas del día o solo una de las lecturas del día. Las resoluciones se hacen para alentarnos a seguir y no darnos por vencidos.

Editora: La iglesia no ha decidido un tema para el 2014 como tal ¿Hay alguna razón?
Obispo Vásquez:
El Papa Juan Pablo II comenzó la tradición de establecer estos particulares años dedicados a ciertos temas para la iglesia universal. Claro que antes de su pontificado hubieron años de énfasis particular, pero fueron muy poco frecuentes. Los más recientes Santos Padres han enfocado nuestra atención en aspectos específicos de la fe, y nos hemos acostumbrado a esperar dichos temas. Pero esto no significa que un tema deba ser dado para cada año. Puede que haya un año o dos o incluso más años donde no tengamos un enfoque particular. Esto no es una tradición que data de hace mucho; por lo tanto, es perfectamente normal no tener un tema designado para el 2014.

Editora: Dada la última exhortación del Papa Francisco, ¿tal vez debamos poner nuestra atención en divulgar el Evangelio o evangelizar?
Obispo Vásquez:
He comenzado a leer “Evangelii Gaudium,” el Gozo del Evangelio, el cual fue publicado por el Papa Francisco a finales de noviembre. Esta es una exhortación apostólica, la cual es una meditación hecha sobre el trabajo del Sínodo de Obispos para la Nueva Evangelización de Octubre de 2012. El Papa escuchó lo que los obispos dijeron, oró sobre ello y a través de su exhortación está proponiendo la dirección que la iglesia debe tomar en lo concerniente a la nueva evangelización. Primero que nada, el título mismo es traducido como el “Gozo del Evangelio” no la carga del Evangelio, no la dificultad de vivir el Evangelio. El Papa quiere que nos demos cuenta de que el gozo del Evangelio es una buena noticia para nosotros y es una buena noticia para todo el mundo. No es sobre sobrecargar a la gente. No es sobre hacerlos sentir culpables. No es sobre señalar a la gente por no vivir la fe Católica. Es sobre el gozo del Evangelio que cambia la vida de las personas.
En este corto periodo de meses en que nuestro Santo Padre ha sido pastor de la iglesia como sucesor de San Pedro, él ha demostrado una y otra vez que existe gozo al vivir el Evangelio. Hay gozo en ser Cristiano y Católico y la gente debe encontrar ese gozo cuando conoce a otro Cristiano o Católico. El Evangelio debe aliviar cargas, nos debe dar esperanza, nos debe sostener. Esto es especialmente cierto para aquellos que están al margen o de alguna manera desconectados de la iglesia o para aquellos que sienten que no son valiosos para la iglesia. El Papa Francisco nos anima a ir a la periferia y llevar la buena noticia del Evangelio a estas personas. Creo que “Evangelii Gaudium,” va a retarnos a todos sobre cómo vivir esta nueva Evangelización. Al mismo tiempo, creo que nos dará un renovado sentido de fuerza y esperanza y nos moverá en la dirección de llevar más gozo al mundo.

Editora: ¿Cuál es su oración por todos nosotros mientras comenzamos el 2014?
Obispo Vásquez:
Hemos estado extraordinariamente sorprendidos en 2013 por los evento que han sucedido – el retiro de Benedicto XVI, la elección del Papa Francisco y la emoción que ha traído. Él ha dado nueva energía a la iglesia de una manera que no había visto y parece que la iglesia ahora tiene mayor atractivo que antes. La gente está mirando de nuevo a la iglesia y casi en todos los lados a los que voy, la gente me pregunta qué pienso del Papa Francisco. Bueno, ¡creo que él es genial. Él es fabuloso. Él es maravilloso y es una bendición a la iglesia! Por lo tanto, mi oración es que estemos agradecidos con Dios por todo lo que él ha hecho en este año pasado y por todas las abundantes bendiciones que hemos recibido de él. Al mismo tiempo, en el Año Nuevo, oro para que podamos también estar conscientes de aquellos que están todavía sufriendo y luchando y quienes necesitan escuchar la buena nueva de Cristo. Que nosotros como Católicos salgamos y llevemos la buena nueva al mundo.

Department Categorization: