Dice el papa: Demasiados cristianos han diluido la esperanza, tienen una fe tibia en Dios

Por Carol Glatz 
Catholic News Service 

Hay demasiados “cristianos derrotados” en la iglesia que no creen por completo en la fe que les ha sido transmitida por la tradición y quienes no confían totalmente en Dios, dijo el Papa Francisco. 
Si los cristianos no creen ni viven su fe como quien victoriosamente mueve montañas, entonces “solamente hay derrotas y el príncipe de este mundo conquista al mundo,” dijo el papa en su homilía del 10 de enero, durante su Misa matinal en su residencia de Domus Sanctae Marthae. 
El papa centró su homilía en una lectura de la primera carta de San Juan (5:5-13), en la cual el apóstol les recuerda a los cristianos que habrá vida eterna para aquellos que creen en el nombre del Hijo de Dios. 
“¿Quién en verdad es victorioso sobre el mundo sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?” se pregunta el apóstol. 
Quien quiera que perma-nezca en Dios y en su amor es victorioso sobre el mundo, dijo el papa, de acuerdo con un informe divulgado por Radio Vaticana. 
“Nuestra fe puede hacer cualquier cosa,” dijo. 
Los cristianos deben de recordar que la fe en Dios es poderosa y que la fe es lo que “conquista el mundo,” pues “muchas veces llegamos a ser no otra cosa sino Cristianos de-rrotados,” dijo. 
“La iglesia está llena de cristianos derrotados que no creen en esto, que la fe es victoriosa,” dijo. 
Una fe fuerte y victoriosa requiere profesar esa fe con todo nuestro corazón y confianza plena en Dios, dijo el papa. 
“La fe es profesar a Dios,”como se hace con la recitación diaria del Credo de Nicena, dijo. 
“Creo en un solo Dios, creo en Jesús, creo...; pero ¿de veras me creo lo que estoy diciendo?” se preguntó el papa, ¿o simplemente la gente recita algo de memoria, repitiendo lo que se ha dicho “como pericos,” o diciéndolo solamente porque tiene que recitarse? 
“¿O creo solamente una parte de ello?” continuó. 
“¡Profesemos la fe! ¡Toda ella!” dijo, y protejamos la fe completamente como nos ha sido transmitida por la tradición. 
“Sabemos cómo pedirle cosas a Dios, cómo darle las gracias, pero adorar a Dios, alabar a Dios, eso es algo más,” dijo. 
“Solamente aquellos que tienen esta fe fuerte son capaces de adoración,” de culto, dijo. 
Si comparamos la intensidad del ardor de la gente en su adoración a Dios con la toma de temperatura de alguien, dijo el papa, “me atrevo a decir que el termómetro de la vida de la iglesia está un poco bajo”. 
Hay pocas personas que tienen la capacidad de adoración verdaderamente “pues, al profesar la fe, no estamos convencidos o estamos solamente parcialmente convencidos,” dijo. 
Solamente el profesar la fe les permite a las personas adorar y alabar a Dios, poniéndose completamente en sus manos, trayendo a las personas verdadera esperanza, dijo el Papa Francisco. 
“Hay muchos cristianos con esperanza diluida, que no es fuerte sino débil” pues “no tienen el valor de confiarse totalmente al Señor”. 
Sin embargo, al profesar la fe, al protegerla, al confiarse uno a Dios, “seremos cristianos victoriosos y ésta es la victoria que conquista el mundo, la fe”. 

Department Categorization: