El Pueblo de West un año después

Por Michele Chan Santos
Corresponsal

Ese día, el Padre Boniface Onjefu, pastor asociado en la Parroquia de St. Mary, Church of the Assumption en West, había terminado la misa de las 6:30 p.m. Caminó hacia la rectoría y se relajó después del servicio de la tarde.
“Entonces escuché la explosión,“ dijo el Padre Onjefu. “La casa se sacudió. Fue como un temblor. Salí corriendo de la casa y vi gente en toda la calle. Vi hacia arriba y vi humo negro y grueso que subía hacia el cielo. Corrí hacia allá por que quería ayudar”.
Ese día fue el 17 de abril del 2013, cuando toneladas de nitrato de amonio explotaron en la Compañía Fertilizadora de West, detonando después de un fuego que surgió en la planta. La explosión mató a 15 personas, dejó heridas a más de 300 y causó millones de dólares en daños. Un asilo de ancianos y 350 hogares privados fueron arrasados.
Después de que escuchó la explosión, el Padre Onjefu corrió hacia el área del desastre. “Había mucha conmoción y muchos carros de policía,” dijo. “Ayudamos a la evacuación de residentes de las áreas vecinas. Era como una zona de guerra”.
El primer aniversario de la tragedia cayó en Jueves Santo este año. Para honrar las vidas de aquellos que fallecieron y en apoyo a todos los que continúan sufriendo como resultado de la explosión, se llevaron a cabo varios eventos en West. El Obispo José Vásquez celebró una Misa en memoria de los acaecidos el 11 de abril. Un servicio matutino para la comunidad de la Escuela Católica de St. Mary’s se llevó a cabo el 17 de abril, que incluyó el rezo de la Corona de la Divina Misericordia. El 17 de abril, comenzando a las 7:30 p.m., un evento para personas de múltiples fes de toda la ciudad se llevó a cabo en los West Fair and Rodeo Grounds, y fue una reunión que se llevó a cabo con la intención de ayudar a sanar a la comunidad de West y a todos aquellos directamente afectados por la tragedia.

Un tiempo de esperanza
Un año después, el Padre Onjefu dice que hay signos de esperanza – de un renacimiento Pascual – por todo West, una pequeña ciudad de 2,800 residentes que es conocida por su herencia Checa y sus fuertes raíces Católicas.
Donde antes existía una tie-rra de nadie rodeando la planta, ahora hay nuevas casas. Algunas se han completado, otras están siendo construidas; más son terminadas cada día, dijo.
“Ahora tenemos alrededor de 100 casas en pie y otras 200 renovadas,” dijo el Padre Onjefu. “Si ahora manejas por la ciudad, puedes sentir una gran diferencia, puedes sentir espe-ranza en la comunidad. Después de la explosión, solo había escombro y suciedad. Ahora, las casas son más grandes, más bellas y mejor ubicadas que antes”.
Gail Bertrand, Directora de Disaster for South Central Region de la Sociedad de St. Vincent de Paul, ha estado trabajando con víctimas del desastre del año pasado.
“West es una pequeña comunidad y es una comunidad muy unida y amorosa” dijo Bertrand. “Su habilidad para aceptar lo que ha pasado y avanzar ha sido algo grande. Es una sensación realmente buena”.
La Sociedad de St. Vincent de Paul proveyó más de 225 “casas en una caja,” a residentes que habían perdido todo en la explosión. Cada familia recibió nuevos colchones, muebles, ollas, sartenes y otros enseres domésticos, incluidas sábanas y toallas. Las familias usaron estos objetos en los albergues temporales y se los han llevado a sus casas reconstruidas, dijo Bertrand. 

Nuevo asilo
Una señal clara de esperanza fue el comienzo de un nuevo asilo el 4 de abril, el cual reemplazará al que fue destruido durante la explosión. El nuevo asilo West Rest Haven está siendo construido en la calle North Davis, enfrente de su antigua ubicación. La nueva residencia será casi 50 por ciento más grande, con 75,000 pies cuadrados, y tendrá facilidades de recreación y rehabilitación más grandes. Está programada para abrir a mitad del 2015.
El Padre Ed Karasek, Pastor de la Iglesia de la Asunción, bendijo el lugar de la construcción. 
Los residentes del antiguo asilo han sido dispersados en albergues a lo largo de Waco y Hillsboro desde la tragedia. 
“Cuando hablo con ellos, ellos quieren volver a casa, y su casa es en West,” Dijo el Padre Karasek.
La gente en la parroquia, y los otros residentes de West, “están reconstruyendo. Parecen estar avanzando en sus vidas. Ellos están todavía sanando,” dijo.
El Padre Karasek expresó su gratitud a la gente de la Diócesis de Austin, cuya asistencia financiera ayudó a asistir a mucha gente afectada por la explosión.
“Todas las segundas colectas de nuestra diócesis, fueron una maravillosa muestra de comunidad,” dijo.
“Ayudó a muchas familias”.
El edificio de la parroquia mismo sufrió algo de daño, pero ha sido reparado.
“La gente ha sido tan buena con nosotros,” dijo el Padre Karasek. “Hemos recibido tantas donaciones de alrededor del mundo, pero especialmente de la República Checa”. Iglesias de la República Checa enviaron donaciones, “Y hubo mucha gente que vino de otras ciudades y estados de todo el país para ayudarnos a limpiar y reconstruir”.

Ayudando a estudiantes
En la Escuela Católica de St. Mary’s en West, 10 fami-lias cuyos hijos asisten a la escuela, perdieron sus casas en la explosión.
Donaciones de la escuela permitieron a todos los estudiantes permanecer en St. Mary’s, dijo la directora de la escuela Ericka Sammon.
“Tuvimos mucha suerte,” dijo. “Quiero expresar qué tan agradecidos estamos con toda la comunidad Católica que nos ha apoyado. No siempre pudimos agradecerles en persona por que estaban pa-sando muchas cosas. Ha sido realmente hermoso ver cómo Dios ha trabajado”.
Un año más tarde, las familias que perdieron sus casas están en diferentes estados de recuperación.
“Algunas de nuestras familias pudieron reconstruir, algunas están en el proceso de reconstruir, y algunas familias todavía están en la fase de transición,” dijo Sammon. “Con todas las maravillosas donaciones” la escuela pudo cubrir la mayoría de la colegiatura, los uniformes y los gastos del almuerzo del presente año escolar de los niños que perdieron sus casas en la tragedia.
Sammon dijo que algunas de las familias “están todavía luchando por juntar las piezas – de su vida”. Para aquellas familias, ella espera que más donaciones puedan ayudar a cubrir el costo de la colegiatura de sus hijos y otros gastos escolares para el año escolar 2014-2015.
Ella está agradecida por todas las tarjetas, posters y pancartas enviadas a la escuela de St. Mary’s por otros niños Católicos.
“Nuestras paredes estaban llenas, y a los niños les encantaba leerlas y se sentían muy animados de que la gente estuviera rezando por ellos”.

Nueva Visión
Cuando los esfuerzos de reconstrucción comenzaron en West, la Sociedad de St. Vincent de Paul generosamente dio dinero para que una firma de diseño urbano y planeación creara un plan master de recuperación, Bertrand dijo.
Arquitectos de diseño de jardines, especialistas en desarrollo económico y otros profesionales con KAI Texas ayudaron a planear los esfuerzos de recuperación en Nueva Orleans después del Huracán Katrina. Ellos están trabajando con los residentes de West y con los oficiales de la ciudad para ayudar a desarrollar un plan de recuperación que pueda convertirse en guía para otras comunidades más pequeñas devastadas por desastres.
Aunque muchas familias se han recuperado y las casas continúan siendo recons-
truidas, algunas personas a-fectadas por la explosión todavía enfrentan tremendos retos, personal y financieramente, dijo Bertrand.
Ella pidió que continuáramos manteniendo a West en nuestras oraciones. 
“West todavía tiene caminos que andar antes de que – su gente – se recupere. No se olviden de West,” dijo Bertrand.
Para ayudar con la asistencia para colegiaturas para familias que perdieron sus casas en la explosión de la ferti-lizadora, envíe un cheque a la Escuela Católica de St. Mary’s, dirigiéndolo a c/o Ericka Sammon, Directora, al PO Box 277, West 76691. Por favor marque las donaciones como “tuition assistance” (“asistencia para colegiatura”en inglés). 
Para ayudar a familias que están siendo asistidas por la Sociedad de St. Vincent de Paul, envíe un cheque a la Society of St. Vincent de Paul- SDR Central Region, 320 Decker Dr., Suite 100, Irving 75062. Por favor marque “West” en la línea de “Memo” del cheque.

Department Categorization: