Preparatoria ofrece a estudiantes experiencia laboral

Por Michele Chan Santos
Corresponsal

Conocida como “¡La escuela que trabaja!” la Preparatoria Católica San Juan Diego en el Sur de Austin cuenta con una academia de ocho grados y una preparatoria. Cada estudiante trabaja cinco días de ocho horas de trabajo durante el mes realizando una práctica profesional.
Un equipo de cuatro estudiantes comparte el equivalente de una posición de tiempo completo en una compañía, tal como Dell, la Diócesis de Austin, Brodie Animal Clinic, Universidad St. Edward’s, Texas Capital Bank, Seton Healthcare Family, Ingenieros del Medio Ambiente de la Universidad de Texas, muchas firmas de abogados y muchas otras localidades.
Pam Jupe fue nombrada presidenta de la escuela el día primero de julio, y ha servido como directora de la SJDCHS desde 2006. Ella dijo que los estudiantes “están preparados académicamente para la universidad, y también están preparados para la fuerza laboral después de la universidad...las prácticas profesionales son algo muy valioso”.
Una antigua alumna de la SJDCHS, ahora atendiendo Barnard College en la ciudad de Nueva York, recientemente escribió a Jupe con emocionantes noticias – fue contratada como una practicante en MTV networks/Viacom en Nueva York. Las prácticas que realizó en la firma de publicidad de Austin GSD&M jugaron un papel importante en que se ganara las prácticas en MTV.
Cien por ciento de la clase de la SJDCHS que se graduó en 2013 fue aceptada en una universidad de cuatro años: 65 por ciento de esos estudiantes fueron la primera generación de sus familias en atender la universidad. Todos los estudiantes toman un curso preparatorio ACT, y un curso seminario enfocado en las aplicaciones para la universidad, en los ensayos y en el tema de la ayuda financiera. Actualmente 170 estudiantes atienden la escuela.
Asequibilidad
La combinación única de la SJDCHS de internados o prácticas corporativas y ayuda financiera ayuda a hacer la educación de una preparatoria privada y Católica algo asequible para familias en una amplia gama de situaciones financieras. Sesenta y tres por ciento de los estudiantes de la  SJDCHS calificaron para obtener almuerzos gratuitos o a precios reducidos. A muchos estudiantes se les otorga ayuda para pagar la colegiatura.
La SJDCHS también participa en un convenio con la Parroquia del Sagrado Corazón en Austin en el cual la parroquia paga parte de la colegiatura de los parroquianos quienes envían a sus hijos a la escuela. (Vea el recuadro a la derecha).
Vida Estudiantil
Don Hill es el director de desarrollo en la SJDCHS. Él dijo que la escuela cuenta con una atmósfera de unión y apoyo.
“La gente piensa que es increíble cuando se detienen a hablar con un estudiante aquí. Es ‘Sí señora’ o ‘Sí señor’ cada vez. Hay un tremendo respeto entre los estudiantes, profesorado y personal. Realmente les estamos dando una ventaja para la vida después de la graduación,” dijo Hill.
El Dr. Ned Vanders, superintendente de la Escuelas Católicas de la Diócesis de Austin está impresionado con los estudiantes de la SJDCHS que trabajan en las oficinas diocesanas durante el año escolar.
“Hay un equipo en el Centro Pastoral y yo he visto en persona la diferencia que la escuela hace en las vidas de los estudiantes,” dijo el Dr. Vanders. “La escuela no sólo prepara a los estudiantes para el mundo real sino que los pone en el mundo real”.
Aunque un estudiante no tiene que ser Católico para asistir a la SJDCHS, la identidad Católica es fuerte.
“Tenemos Misa semanal, y diferentes celebrantes cada viernes,” dijo Gerard Cisneros, director de admisiones de la escuela. También hay una fuerte conexión de los padres con la escuela.
La Parroquia del Sagrado Corazón tiene una Asociación de Padres de estudiantes que atienden escuelas Católicas. Mucho de los estudiantes vienen de hogares predominantemente hablantes de español (82 por ciento del cuerpo estudiantil de la escuela es hispano) y las reuniones mensuales se llevan a cabo en inglés y en español.
Oficiales diocesanos u otros oficiales escolares asisten a las reuniones para escuchar a los padres, dijo el Padre Hamlet. “Estas reuniones han resultado en el entendimiento y la respuesta a muchos problemas no anticipados, tales como el transporte o el esperar a los niños cuando se bajan del autobús (un problema para muchos padres que trabajan)”.
La SJDCHS tiene rutas de autobuses disponibles para la mayoría de los estudiantes y la escuela también transporta a los estudiantes a y desde sus lugares de prácticas profesionales.
El Futuro
La SJDCHS se encuentra actualmente ubicada en un edificio de dos pisos que fuera una escuela primaria y que se construyó en los años cincuentas. No hay gimnasio, cuarto para lockers o cafetería. El salón principal de la Parroquia de San José que se ubica al lado se usa cuando está disponible. La escuela también necesita laboratorios de ciencias nuevos.
La mesa directiva de la SJDCHS ha lanzado una campaña de $12.6 millones para construir una nueva preparatoria.  Planes para la nueva preparatoria incluyen una centro para las matemáticas y ciencias con espacio para laboratorio, un área para la presentación de las bellas artes y un gimnasio.
El Dr. Vanders dijo que la SJDCHS tiene un futuro brillante. “El lanzamiento de la campaña para la nueva 
construcción es emocionante,” dijo. “La escuela está viva y vibrante y creciendo”.
Para concertar una visita a la Preparatoria San Juan Diego, contacte a Gerard Cisneros, director de admisiones, (512) 804-1935 extensión 308 o escríbale a gcisneros@sjdchs.org.

 

Convenio ayuda a alumnos a atender escuelas Católicas

Por Michele Chan Santos
Corresponsal

Un nuevo e innovador programa y convenio está haciendo la educación Católica más asequible para algunas familias Católicas del área de Austin.
Desde enero de 2013, parroquianos del Sagrado Corazón en el noreste de Austin han sido elegidos para tener la mitad o más de la colegiatura de sus hijos en la Preparatoria San Juan Diego (SJDCHS por sus siglas en inglés), la Escuela Catedral de St. Mary (desde el Pre-K3 hasta el octavo grado) o la Escuela Católica de San Ignacio (desde el Pre-K3 hasta el octavo grado) cubierta por su parroquia.
El Padre Mark Hamlet, pastor de la Parroquia del Sagrado Corazón, la cual sirve mayoritariamente a una comunidad hispana hablante de español, dijo que los parroquianos son inmigrantes con muy poca educación formal.
“En nuestro vecindario, el concepto de educación superior no es uno con el que muchos padres estén familiarizados,” dijo el Padre Hamlet. “El prepararse para la universidad no está en su radar”.
Él espera cambiar eso. SJDCHS, con su historia de ayudar a estudiantes hispanos a convertirse en los primeros en sus familias en atender la universidad y graduarse de ella, ha transformado a muchas familias en su parroquia.
Pam Jupe, directora de SJDCHS explicó que una vez que un estudiante es aceptado en una de estas escuelas, sus padres pueden traer el estado financiero a la Parroquia del Sagrado Corazón para que la iglesia pague la mitad o más de la cuenta de la colegiatura.
Para las familias de la parroquia del Sagrado Corazón que están luchando financieramente, el Padre Hamlet dice que entre la ayuda ofrecida por la escuela y la ofrecida por su parroquia, el costo por estudiante es muy razonable. “Eso es significativo para familias con 4 a 6 hijos, pero con un ingreso familiar de $40,000 o menos, como es con frecuencia el caso en nuestra parroquia y comunidad,” dijo el Padre Hamlet.
Para mayor información sobre este convenio, contacte al Padre Mark Hamlet en el (512) 926-2552.

Department Categorization: