Las Alcancías del Bebé ayudan a ministerios pro-vida

Por Michele Chan Santos
Corresponsal

Para este momento, la mayoría de los Católicos han probablemente visto las Alcancías del Bebé, las cajitas de cartón de 3 pulgadas por 3 pulgadas que fueron distribuidas después de las Misas al final de septiembre.
Por más de 10 años, las parroquias de la Diócesis de Austin han distribuido las Alcancías del Bebé, las cuales ayudan a recaudar fondos para las actividades pro-vida durante el mes de octubre, el cual es el Mes de Respeto a la Vida. Las cajas son recogidas el último fin de semana de octubre.
Cada año, la campaña de las Alcancías del Bebé genera alrededor de $40,000 dijo Marie Cehovin, directora de la Oficina de Actividades Pro-Vida y Castidad de la Diócesis de Austin.
La mitad de los fondos recabados a través de las Alcancías del Bebé son destinados a actividades pro-vida en un nivel parroquial, y la otra mitad va a los Apostolados del Comienzo de la Vida en un nivel diocesano – específicamente, el Ministerio del Proyecto Gabriel, el Proyecto Raquel, la Línea de Ayuda Pro-Vida y el Ministerio de Banqueta.
Las Alcancías del Bebé son regresadas de ambas maneras, ligeras (con un cheque adentro) y pesadas (rellenas de monedas con frecuencia recolectadas por niños). Muchas clases de educación religiosa tienen con frecuencia competencias para ver cuánto dinero pueden obtener para las alcancías. Algunas parroquias dan prendedores (con pies de bebés) a aquellos que regresan sus alcancías con donaciones al final de octubre.
Proyecto Gabriel
Cehovin dijo que una de las muchas preocupaciones de la Oficina Pro-Vida en este momento es la creación de más ministerios del Proyecto Gabriel en las parroquias. La misión del Proyecto Gabriel es proveer de apoyo emocional, material y espiritual a mujeres embarazadas y familias necesitadas.
Mary Helen Russell es la nueva coordinadora de cuidado pastoral en la Oficina de Actividades Pro-Vida Y Castidad. Ella supervisa el Ministerio del Proyecto Gabriel, el Proyecto Gabriel, la Línea de Ayuda Pro-Vida y el Ministerio de Banqueta.
Mientras que hay más de 125 parroquias en la Diócesis de Austin, solo alrededor de 40 tienen su propio Proyecto Gabriel, dijo Russel. Tener un Proyecto Gabriel en una 
parroquia involucra el mostrar una señal que dice ¿Embarazada? ¿Necesitas Ayuda? El Proyecto Gabriel está aquí para tí” en inglés y en español. La señal proporciona el número de una línea de ayuda: Llame al 1-877-WE-CARE2. Voluntarios que contestan la línea de ayuda ayudan a contactar a cada mujer que llama con un “ángel” voluntario en su área. Los ángeles proveen de apoyo emocional, material y espiritual para cada mujer.
Si ella necesita ayuda financiera, el Proyecto Gabriel trabaja con La Sociedad de St. Vincent de Paul para ayudar a la mujer a pagar sus cuentas. Si necesita un lugar donde quedarse, el proyecto trabaja de cerca con la Casa de Maternidad Annunciation en Georgetown y con Our Lady of the Angel, un albergue de maternidad en Temple. Annunciation, que tiene una escuela tipo chárter, ofrece hogar de tiempo prolongado a menores embarazadas con o sin niños. Our Lady of the Angel ofrece un hogar a mujeres embarazadas con o sin niños por un tiempo corto.
Mientras más Proyectos Gabriel haya a lo largo de la diócesis, es más probable que el voluntario de la línea de ayuda tendrá un “ángel” para poner en contacto con cada persona que llama, dijo Russell. La necesidad de más Proyectos Gabriel es significativa, particularmente en áreas rurales.
Por la House Bill 2 (propuesta de ley), el número de clínicas de abortos en Texas ha caído. La Oficina de Actividades Pro-Vida y Castidad anticipa un incremento en la demanda de los servicios del Proyecto Gabriel en los primeros tiempos de la legislación; por lo que la necesidad de voluntarios es más grande que nunca.
Russell está dispuesta a viajar a cualquier parroquia para ayudar a entrenar voluntarios. Las sesiones de entrenamiento pueden llevarse a cabo en sábados o domingos o durante la semana.
“Puedo ir a cualquier parte de la diócesis,” dijo Russell.
Muchas veces, el 50% del dinero de la campaña de las Alcancías del Bebé es suficiente para cubrir los gastos de todo un año de un Proyecto Gabriel parroquial, dijo Cehovin.
“Quiero animar a las parroquias a que tengan sus propios Proyectos Gabriel,” dijo 
Cehovin. “Estos proyectos hacen la diferencia – una profunda diferencia – para las mujeres en esas comunidades. A veces las parroquias piensan que será muy costoso, o muy difícil. La campaña de las Alcancías del Bebé pueden proporcionarles el dinero que necesitan para todo el año, y nosotros podemos entrenar a los voluntarios”.
Para aprender más sobre la campaña de las Alcancías del Bebé o sobre cómo comenzar un Proyecto Gabriel parroquial, contacte a Mary Helen Russell en el (512) 949-2488 o escríbale a maryhelen-russell@
austindiocese.org.

Department Categorization: