Conferencia se enfoca en ‘Vivir la Buena Nueva’

Por Peggy Moraczewski
Corresponsal

Tradicionalmente, los Sábados de Septiembre se desarrollan alrededor del fútbol colegial. Sin embargo, en lugar de asistir al fútbol, un grupo de más de 250 personas se congregó el 27 de septiembre para aprender cómo podían vivir el mensaje del Papa Francisco en “El Gozo del Evangelio: Evangelii Gaudium”.
La Secretaría de Justicia y Caridad de la Diócesis de Austin, bajo el liderazgo de Bárbara Budde, hospició la Conferencia Viviendo la Buena Nueva que se realizó en la Preparatoria Dominic Savio en Austin. El Padre Paulista Bruce Nieli, amablemente se desempeñó como el orador principal cuando el presentador programado canceló debido a una emergencia médica. El Padre Nieli, quien actualmente es residente en la Parroquia de St. Austin en Austin, retó a los presentes a “ser catalizadores para que otros vuelvan a Jesús”
Él sugirió el Movimiento Cursillista como un medio efectivo para guiar individuos hacia un encuentro personal con Jesucristo en donde se concientizan de su amor por ellos.
El discipulado es el fruto natural de esta relación y abre los corazones a las obras de nuestro pastor el Papa Francisco quien nos está guiando hacia los pobres; exactamente donde Jesús comenzó su labor.
Retiros tales como Cristo Renueva Su Parroquia (CRHP por sus siglas en inglés), Kairos y TEC son moldeados basándose en el Movimiento Cursillista.
“La enseñanza social Católica puede convertirse en la fuerza dinámica en el mundo,” bajo el liderazgo carismático del Papa Francisco, dijo el Padre Nieli. Él recomendó ampliamente leer “El Gozo del Evangelio” y también “Formando la Conciencia para ser Ciudadanos Fieles: Un Llamado a la Responsabilidad Política de la Conferencia de Obispos de Estados Unidos”.
Budde, quien ha trabajado para ministerios de Justicia Social por casi 20 años, dijo que la conferencia mostró la unidad de la misión social de la iglesia para promover la vida y la dignidad de cada ser humano.
“Esta misión es llevada a cabo por toda la iglesia a través de muchos ministerios: sirvien-do a mujeres embarazadas y a familias; sirviendo a los pobres, trayendo oración, estudio y esperanza a aquellos en prisión; asistiendo a los inmigrantes; trabajando por la vida, la justicia y el bien común; difundiendo la Buena Nueva de Jesús a través de nuestros esfuerzos misioneros; mostrando solidaridad con nuestros hermanos y hermanas alrededor del mundo”.
La misión de Jesús es grande y conlleva que toda la iglesia trabaje junta para llevarla a cabo, dijo Budde.
Talleres en inglés y en español ofrecieron oportunidades educacionales a los asistentes para aprender más sobre mi-nisterios de justicia social en la Diócesis de Austin.
El capellán de prisión, Padre David Link, director asistente de Servicios Religiosos en el Departamento de Correccionales del estado de Indiana, cautivó a los asistentes con anécdotas de su experiencia de vida. Después de una carrera como abogado y de servir en administraciones presidenciales, incluida la del Presidente John F. Kennedy, trabajó como Decano de la Escuela de Leyes de Notre Dame y como Presidente de la Universidad de Notre Dame, Australia.  Entonces, después de perder a su amada esposa con la que compartió 45 años de matrimonio, el Padre Link fue ordenado sacerdote Católico a la edad de 71 años.
Fue su esposa quien lo 
inspiró a involucrarse en el Ministerio para  personas encarceladas y para trabajar con las personas sin hogar. Mientras compartía experiencias personales con los ex-ofensores, a quienes llama “hermanos y hermanas,” el Padre Link dijo, “Fui al ministerio para encarcelados para redimir almas perdidas y resultó que me redimieron a mí”.
Sara Ramírez, directora ejecutiva de Caridades Católicas del Centro de Texas (CCCTX por sus siglas en inglés), habló sobre el tema de la pobreza, comenzando con el impactante dato estadístico de que más del 17 por ciento de la gente residente dentro de los límites de la Diócesis de Austin vive en pobreza. La pobreza existe en una variedad de formas, incluyendo la financiera, educacional, social y espiritual.
“Los programas del go-bierno no son la respuesta para la pobreza. Son necesarios, pero no son la respuesta,” dijo.
A través de programas tales como el Centro de Vida del Proyecto Gabriel, Servicios Legales de inmigración y Servicios de Alivio en Desastres, Caridades Católicas intenta abordar todos los áreas de pobreza.
“Cuando una familia entra por las puertas de CCCTX, se encuentran destituidos y humi-llados; no quieren ser juzgados. Caminan agachados,” dijo Ramírez.
Pidió a los presentes involucrarse en ayudar a terminar con la pobreza y les sugirió el convertirse en embajadores de la caridad de su preferencia o convertirse en voluntarios para CCCTX. El ofrecer tiempo, talento y/o apoyo financiero es vital para su éxito, dijo.
La conferencia ofreció se-siones adicionales sobre Temas del Fin de la Vida, Inmigración, Discipulado Misionero y Diversidad Cultural.
Budde dijo que la conferencia recordó a los participantes que “estamos llamados a proclamar el Gozo del Evangelio con nuestras palabras y con nuestras vidas…Este es nuestro privilegio y nuestro deber a través del bautismo”.