El Papa y líderes pelean contra la esclavitud

Por Carol Glatz
Catholic News Service

Mientras el papa Francisco y líderes de otras iglesias y religiones firmaban una declaración comprometiéndose a trabajar juntos para ayudar a terminar antes del 2020 la esclavitud moderna en el mundo, él instó a los gobiernos, a las empresas y todas las personas de buena voluntad a unir fuerzas contra este "crimen contra la humanidad".
Decenas de millones de personas están "en cadenas" debido al contrabando humano y el trabajo forzoso que está llevando a su "deshu-manización y humillación," dijo el papa durante la ceremonia del 2 de diciembre, el Día de la Abolición de la Esclavitud de la ONU.
Toda persona humana nace con la misma dignidad y libertad y cualquier forma de discriminación que no respete esta verdad "es un crimen y muy frecuentemente un crimen abominable," dijo el papa.
Inspirados por sus creencias religiosas y el deseo de "tomar acción práctica," el papa y 11 líderes representando los credos musulmán, judío, ortodoxo, anglicano, budista e hindú hicieron un compromiso unido para ayudar a erradicar la esclavitud mundialmente.
Los líderes firmaron la declaración conjunta en la sede de la Pontificia Academia de las Ciencias en los Jardines Vaticanos. Los signatarios incluyeron el arzobispo anglicano Justin Welby de Canterbury; el rabino David Rosen, director internacional de asuntos interreligiosos del Comité Judío Americano; el ayatolá Mohammad Taqi al-Modarresi, influyente académico chiita; y representantes firmando a nombre de Ahmad el-Tayeb, el gran imán de la universidad Al-Azhar –– importante institución musulmana sunita en El Cairo –– y el patriarca ecuménico Bartolomé de Constantinopla.
La declaración reconoce que cualquier acción que no respete la libertad y la dignidad de toda persona "es un crimen contra la humanidad".
"Nos comprometemos hoy aquí a hacer todo lo que esté bajo nuestro poder, dentro de nuestras comunidades de fe y más allá, a trabajar juntos por la libertad de todos aquellos que están esclavizados y vendidos, de modo que su futuro pueda ser restaurado," esta dice.
"Hoy tenemos la oportunidad, la conciencia, la sabiduría, la innovación y la tecnología para lograr este imperativo humano y moral," dice la declaración conjunta, que fue leída en voz alta en inglés por un hombre de Ghana y en español por una mujer de México, ambos habiendo sido víctimas del contrabando humano y el trabajo forzoso.
La iniciativa fue organizada por la Red Mundial Para la Libertad Global religiosa, que fue lanzada en marzo después de un acuerdo conjunto entre el Vaticano, la universidad Al-Azhar y la Comunión Anglicana.
El Papa Francisco agradeció a los hombres y mujeres líderes religiosos por este "acto de fraternidad" en nombre de los innumerables mujeres, hombres y niños que son explotados para beneficio personal o comercial.
A pesar de los esfuerzos globales, la escala de este "flagelo atroz" va en aumento y en muchos casos "se disfraza detrás de prácticas aparentemente aceptables" como en el turismo y diversas formas de trabajo, él dijo.
"Este se esconde detrás de puertas cerradas, en hogares, en las calles, en automóviles, en fábricas, en los campos, en barcos pesqueros," en las ciudades más grandes o las villas más pequeñas y en los países más ricos y más pobres del mundo, él dijo.
El papa pidió que la gente de fe sea una en la lucha para terminar la esclavitud e hizo un llamado a un "firme apoyo" de los gobiernos, las empresas y las personas de buena voluntad del mundo a "unirse a este movimiento".
"No podemos tolerar que la imagen del Dios viviente" presente en todo ser humano "sea sometida a esta forma más abominable del contrabando".

Department Categorization: