Dos por dos, Vicentianos hacen la diferencia

Por Mary P. Walker
Corresponsal

A través de la Diócesis de Austin, sucede 30 veces al día. Dos trabajadores sociales, miembros de la Sociedad de St. Vincent de Paul (SVDP por sus siglas en inglés), visitan la casa de una persona o familia necesitada para ver cómo les pueden ayudar.
“Esta interacción personal otorga una dignidad increíble a la familia visitada, convirtiendo a nuestros voluntarios en huéspedes de aquellos a quienes están sirviendo,” dijo Joleen Boyer, presidenta del Consejo de Austin de la SVDP.
El Vicentiano George Caudle, presidente de la Conferencia de SVDP de Bryan-College Station está de acuerdo, “hace toda la diferencia en el mundo el conocer clientes en su casa, en su propio y seguro espacio. Así ellos no están visitando una oficina fría. El estar en sus hogares derrumba todas las barreras burocráticas”.
Las visitas a domicilio también ofrecen oportunidades para los trabajadores sociales para entender cómo pueden ir más allá de una simple petición y pueden adaptar al cliente la ayuda para asistir en más necesidades del hogar. Por ejemplo, si una persona llama pidiendo ayuda para pagar un recibo por algún servicio del hogar, los trabajadores sociales puede que también noten que a la familia le vendría bien algunos muebles, ropa para el frío o que les ayuden a impermeabilizar la casa.
Fundada en 1833 por el 
Beato Frederic Ozanam en París, la SVDP es una organización a nivel mundial que se encuentra en cerca de 150 países. Sus miembros, conocidos como Vicentianos, buscan la santidad personal a través del servicio a aquellos en necesidad, sin importar su raza, credo o religión, y de manera que respete la dignidad de cada persona. Aunque la organización es internacional, la ayuda se provee por medio de un equipo local de voluntarios, cuyos grupos son llamados conferencias.
En la Diócesis de Austin, hay 41 conferencias representando a 50 parroquias. Típicamente, una conferencia está basada en una parroquia, pero también hay conferencias que abarcan a más de una parroquia. Además, las conferencias con frecuencia cooperan para satisfacer necesidades mayores.
Colectas parroquiales, pequeñas subvenciones, donaciones monetarias así como donaciones de alimentos, ropa, muebles y utensilios domésticos proveen de recursos que permiten que los 1,150 voluntarios Vicentianos de la diócesis ayuden a los pobres. En el último año, la conferencia dispensó $4.6 millones en ayuda directa, ayudando a más de 160,000 personas. El impacto de esta ayuda, los bienes donados, el trabajo de las tiendas de cosas usadas y el valor del trabajo de los voluntarios dentro de la diócesis es de aproximadamente $10 millones.
Mientras que el apoyo material es importante, la oración y el escuchar a otros comunican el amor cariñoso de Cristo.
“El Papa Francisco habla de la relevancia de este trabajo casi a diario. Nuestros voluntarios renuevan su compromiso hacia los pobres, al escuchar el apoyo proveniente de la elocuencia del papa sobre la importancia de la interacción personal con nuestro prójimo,” dijo Stacy Ehrilch, directora ejecutiva del Concilio Diocesano de Austin.
San Vicente de Paul dijo, “la caridad es infinitamente inventiva,” y por que las conferencias están basadas en las parroquias, ellas pueden crea-tivamente satisfacer los serios problemas de los pobres en su ambiente. Por ejemplo, algunas conferencias operan despensas grandes de alimentos  por que sus comunidades las necesitan para alimentar a los hambrien-tos.
Una manera innovadora en la que las conferencias de la SVDP están ayudando a familias a mejorar sus vidas es trabajando con las víctimas de los prestamistas “instantáneos”. Un problema financiero o una emergencia puede conducir a alguien a buscar dichos préstamos. Los altos intereses, las cuotas y los pagos crean un círculo vicioso en el que se vuelve a pedir prestado y otras cuentas se retrasan en ser pagadas.
Jim Sieh, presidente de la Conferencia de San Cristóbal de la Parroquia de St. Vicent de Paul en Austin, explica que los trabajadores sociales en esa conferencia ayudaron a una familia a obtener pagos de un préstamos accesibles al ponerlos en contacto con el Programa de Conversión del Préstamo Predatorio. Este programa convierte esos préstamos en préstamos tipo “share-secured” (préstamos con garantías de acciones) en una unión de crédito. Los pagos de la familia pasaron de $400 al mes a menos de $70, lo que les permitió permanecer al corriente con sus otros servicios por pagar.
Margaret McKinney, presidenta de la Conferencia de St. Anthony Marie de Claret en Kyle, dio un ejemplo de otro encuentro que cambió la vida de un cliente. Ellos ayudaron a una mujer sin hogar a asegurar una vivienda y a conseguir un trabajo,  lo que le permitió ver a sus hijos.
Las conferencias con frecuencia patrocinan o participan en programas especiales durante la época navideña. Los Vicentianos quieren que los pobres compartan de la celebración  de la época y sepan que no se les olvida. La Conferencia de St. Anthony Marie de Claret sirve a un área geográfica grande con muchas familias trabajadoras  y pobres y con familias que sufren por el desempleo. Estas familias no tienen fondos extras para comidas navideñas ni regalos. Colaborando con un banco de alimentos local, la conferencia preparó canastas de Acción de Gracias. También patrocinaron un desayuno de Navidad para 60 familias con 100 niños. Los parroquianos donaron regalos también.
Los Vicentianos enfatizan las bendiciones que ellos reciben por los servicios que proveen. Mientras que no pue-den resolver todos los problemas de la gente que conocen, ofrecen consuelo a través del amor y la oración.
“Esta es un ministerio de persona a persona y eso llena mi corazón. Tenemos una relación con la gente y oramos con ellos. A veces sólo necesitan alguien que les escuche, “ dijo McKinney.
El Consejo Diocesano da la bienvenida a preguntas de las parroquias sobre cómo estable-cer conferencias de SVDP e invita a los fieles a considerar ser voluntarios de la SVDP o a donar a la SVDP.
“Somos todos parte del Cuerpo de Cristo. Algunos tienen más abundancia de cosas materiales que otros, pero nos podemos ayudar mutuamente. Todos somos personas necesitadas de alguna manera. Es nuestra misión hacer una diferencia,” dijo Ehrlich.
Para mayor información, visite www.ssvdp.org.

Department Categorization: