Entrevista: Encontrando a Cristo, transformando nuestros corazones

Editora: Obispo Vásquez, este mes, el proceso de implementa-ción del Plan Pastoral comienza mientras el plan es distribuido a los sacerdotes y las parroquias. Por favor recuérdenos los tres objetivos del plan.
Obispo Vásquez:
Nuestro Plan Pastoral lleva por título “Encuentro que Lleva a la Transformación”. La visión primaria del plan es invitar a todos a un encuentro renovado con Jesús, el cual entonces, lo cambia todo y nos llena de gozo.
“La alegría del Evangelio llena los corazones y la vida entera de aquellos que encuentran a Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío 
interior, del aislamiento. Con Cristo el gozo nace renovado constantemente… Deseo alentar a los fieles cristianos a embarcarse en un nuevo capítulo de evangelización marcado por este gozo, al tiempo que señala nuevos caminos para el viaje de la Iglesia en los próximos años,” escribió el Papa Francisco en “Evangelii Gaudium”. Con esto en mente, existen tres objetivos o metas que la Diócesis de Austin ha formado para ayudarnos a encontrar y ser transformados por Cristo.
El primer objetivo es proveer de formación espiritual que lleva al encuentro con Cristo. El segundo es desarrollar una cultura de ministerio que sustente esta transformación. Y el tercero es fortalecer nuestro testimonio y alcance para que así, más individuos y comunidades puedan ser transformadas.
Estos objetivos son críticos porque cada uno de ellos apunta de regreso hacia la importancia de ese original encuentro transformador con Cristo. Es en, y a través de ese encuentro que nuestras vidas son transformadas y nuestra fe se profundiza de manera que podamos ayudar a otros a darse cuenta del gozo de Cristo.
Editora: ¿Cuál considera que es la parte más importante del plan?
Obispo Vásquez:
El aspecto más importante del plan es ese encuentro con Jesucristo. Creo que la gente ha tenido y está teniendo encuentros con Jesucristo diariamente. Nuestra diócesis y nuestras parroquias proveen de programas excelentes, proyectos y catequesis que suceden ya actualmente; con este Plan Pastoral queremos extender estas actividades. Porque somos transformados por Cristo, queremos dar testimonio para involucrar a más personas efectivamente para que Cristo se convierta en la fuente de toda nuestra actividad.
Yo, específicamente quiero subrayar las dimensiones comunales y sacramentales de nuestra fe, las cuales son abordadas por el Plan Pastoral.
Para nosotros como Católicos, nuestra fe es comunal. Encontramos a Cristo en la comunidad de la iglesia. En ocasiones, esto puede ser difícil de entender por que la iglesia –– fundada por el Espíritu Santo — está también compuesta por seres humanos. No somos perfectos y debemos de recordar que ninguna comunidad es perfecta. Es por esto que la iglesia siempre está necesitada de renovación y reforma. Pero nadie debe dudar de que la iglesia, el cuerpo de Cristo, fundada por Dios, es donde encontramos  a Jesucristo.
En segundo lugar, nuestro encuentro con Jesús es sacramental. Nos encontramos con Jesús en los sacramentos, especialmente en la celebración semanal de la Eucaristía. Lo encontramos en las Escrituras proclamadas en la Misa. Lo encontramos también en la gente –– en nuestros diáconos, sacerdotes y obispos y en la comunidad entera. Somos el cuerpo de Cristo y los sacramentos sostienen a nuestras comunidades en la fe.
Por la naturaleza comunal y sacramental de nuestra fe, nuestros sacerdotes son esenciales. Como una diócesis, debemos apoyar las vocaciones y ayudar a nuestros sacerdotes a ser pastores y líderes efectivos. Debemos también ver cómo estamos formando a nuestros laicos. Más y más, laicos están tomando roles de liderazgo en nuestras parroquias y organizaciones. Por lo tanto, necesitamos hacer todo lo que podamos para apoyarlos mientras asumen más responsabilidades.
Editora: El Sínodo de la Familia se llevará a cabo al comienzo de octubre, ¿Cómo se relaciona el Plan a la familia?
Obispo Vásquez:
El primer objetivo del Plan Pastoral menciona a la familia inmediatamente. La familia es la iglesia doméstica, un lugar de crecimiento transformador  y espiritual para la formación de discípulos. La “iglesia doméstica” simplemente significa que en la familia, la iglesia ya se encuentra presente. La vida familiar es una bella bendición de Dios cuando tenemos padres que aman a sus hijos e hijos que responden al amor de sus padres. Los padres son los primeros maestros de sus niños en la fe.
Por que las familias son esenciales, ellas quieren saber que la iglesia les da la bienvenida, las nutre, las sostiene y las sana. Muchas familias se encuentran experimentando el estrés de la vida cotidiana y la iglesia debe estar ahí para ayudar a fortalecerlas de manera que puedan continuar siendo la iglesia doméstica. Nuestras familias son la unidad básica de la sociedad entera. Familias fuertes hacen una iglesia y sociedad fuertes.
Editora: Mirando hacia delante, comenzaremos el Jubileo de la Misericordia en Diciembre ¿Cómo incorpora el Plan Pastoral a la misericordia?
Obispo Vásquez:
Yo creo que el Plan Pastoral incorpora inherentemente a la misericordia a través de cada uno de sus objetivos. La misericordia no se trata únicamente del perdón de los pecados. En su sentido más amplio, la misericordia se trata de que la gente tenga la relación correcta con Dios y con los otros. La iglesia es el instrumento de misericordia que refleja la cara compasiva de Dios. Necesitamos llevar la misericordia de Dios a todas partes — a nuestros ho-gares, nuestras escuelas, nuestras comunidades y nuestras prisiones. Como verdaderos discípulos de Cristo, estamos llamados a salir al mundo y dar testimonio de la misericordia de Dios.
En este año de Jubileo, todos nosotros necesitamos experimentar la misericordia de dios. Debemos animar a nuestros compañeros Católicos a acudir a la confesión y venir a Misa y a participar en la vida de la iglesia. La misericordia significa invitar a Católicos que se han alejado a que regresen a la iglesia y si han sido lastimados de alguna manera por la iglesia, ayudarlos a que encuentren sanación y fe renovada. La iglesia es nuestra madre que nos nutre y sostiene y siempre está lista para acogernos y como comunidades de fe, queremos dar la bienvenida a toda la gente.
Editora: Mientras que la diócesis avanza en la implementación del Plan Pastoral ¿Cómo puede el Católico promedio participar?
Obispo Vásquez:
El Comité Directivo del Plan Pastoral, facilitado por Charlene O’Connel, ha trabajado muy duro para preparar este plan y desarrollar un proceso de implementación estructurado para el plan. Quie-ro reiterar que el plan no se trata solo de jerarquías o de ciertos grupos de gente, se trata de toda la diócesis trabajando junta para ayudarnos mutuamente a encontrar a Cristo y entonces transformar nuestras vidas y nuestros ministerios. Por lo tanto, pido a todos los Católicos de la Diócesis de Austin que estudien este plan y se familiaricen con él.
Una guía de estudio se encuentra disponible que ayudará a la gente a entender cómo cada aspecto del plan los afecta a ellos, a sus familias, a sus parroquias y a nuestra diócesis. La guía de estudio está diseñada para ayudar a las personas a estar conectadas, y por lo tanto a contribuir a la implementación del plan. Está dividida en siete áreas de reflexión que siguen la estructura del Plan Pastoral. Para cada reflexión, una oración de apertura se ofrece, la cual está tomada del YOUCAT Libro de Oración Juvenil. Esta es seguida, ya sea por una cita de la Escritura o por una cita relacionada tomada de algún documento de la iglesia. Las preguntas de reflexión y la guía de estudio están diseñadas para ayudar a los Católicos a enfocarse en su viaje de fe para profundizar en su relación con Jesucristo y su iglesia y convertirse en “testigos inspiradores y creíbles” de nuestra fe Católica.
Editora: ¿Cuál es su oración para el nuevo Plan Pastoral?
Obispo Vásquez:
Existe una bella oración que fue desarrollada para el plan, y quisiera citar parte de ella por que resume bellamente el plan pastoral: “Que el gozo del Evangelio transforme nuestras mentes para ver nuevas posibilidades y ser visionarios proféticos. Danos la perspicacia  que necesitamos para fortalecer a nuestra iglesia. Que siempre seamos un signo de fe, esperanza y caridad, un refugio donde todos sean bienvenidos en el nombre de Jesús”. La oración está disponible en www.austindiocese.org/pastoral-plan-prayer.
Oro por que, mientras profundizamos en nuestra relación con Cristo, nos involucremos más en la iglesia y seamos testigos y discípulos excelentes en este mundo.