Los peregrinos del WMOF comparten su experiencia

Por Peggy Moraczewski
Corresponsal

“La sociedad crece fuerte, buena, hermosa y crece verdaderamente si se edifica sobre la base de la familia,” dijo el Papa Francisco en el Festival de las Familias el 27 de septiembre.
Como Phi Le, dijo, “¡La Iglesia Católica es como una gran familia!” Él describió el gozo que sintió al conocer a personas de todo el mundo en el octavo Encuentro Mundial de las Familias (WMOF por sus siglas en inglés). “Fue como un signo real del cielo, donde la gente de todo el mundo se reunió, especialmente para las liturgias…¡todos estaban tan llenos de gozo!” dijo.
Gozosos, energéticos, bellos, espirituales y genuinos – así fueron los hilos vibrantes que unieron las reflexiones de los representantes diocesanos que atendieron el WMOF y la visita papal en Filadelfia. Nombrados por el Obispo José Vásquez, Phi Le y Gustavo Rodríguez de la Oficina diocesana de Evangelización, Catequesis y Vida Familiar, fueron acompañados por una joven pareja de esposos, Óscar y Rosalba Aldama. Juntos, ellos volvieron a casa preparados para compartir sus experiencias personales con las familias del Centro de Texas en la Celebración de las Familias Plenamente Vivas el 14 de noviembre en Buda.
Sus historias contienen imágenes de peregrinos que viajaron de lugares tan distantes como Vietnam, Zimbabue, Nigeria, Senegal, Colombia, Puerto Rico, México, e incluso una familia que manejó desde Argentina. 
El cautivador orador principal,  Cardenal Luis Antonio Tagle, comenzó su plática presentando a sus padres y hermanos quienes viajaron con él desde las Filipinas, y cerró con una canción sobre qué tan bello es ser parte de una familia.
“¡Él (el Cardenal Tagle) fue como una estrella pop!” dijo Rodríguez.
Entreteniendo con grandes historias, música y humor, el Cardenal Tagle entregó un claro mensaje usando las historias del Hijo Pródigo y el Buen Pastor buscando a la oveja perdida. Enfatizando el valor de cada miembro familiar, desde los abuelos hasta los bebés recién nacidos, él comparó a la iglesia con una familia. Todos nosotros combinados formamos una familia. La familia es la piedra angular de la sociedad. “Esta imagen de la iglesia como una ‘familia de familias’ permeó toda la semana en Filadelfia,” dijo el Padre Paulista Bruce Nieli, quien representó a Caridades Católicas del Centro de Texas y se unió a cientos de sacerdotes y seminaristas en la procesión de apertura del WMOF. Él también concelebró la Misa por las personas de capacidades diferentes, llevada a cabo en el Santuario Nacional de St. John Neumann; una Misa que fue tan conmovedora que los Aldamas dijeron, cambiará sus vidas para siempre.
Entre los peregrinos de Texas se encontraba un grupo juvenil Schoenstatt, dirigido por el Padre Jesús Ferras, director del Santuario de Schoenstatt en Austin y Director del Movimiento Schoenstatt en Texas. Algo destacado del viaje para este grupo ocurrió en su noche final en Filadelfia, cuando se encontraron con la hija de Santa Gianna (Dra. Gianna Emanuela Molla).
“Ella quería tomarse una foto con nosotros y fue un momento realmente especial para los jóvenes. (Ella fue) muy genuina, tan bella y agradable,” dijo Rodríguez, quien se había unido al grupo juvenil para cenar. Santa Gianna es la santa patrona de las madres, los médicos y los niños no natos.
Momentos memorables fortalecieron el WMOF, incluyendo homilías ricas en contenido y oradores principales dinámicos, tales como el Obispo Robert Barron de Los Ángeles. Realzado por liturgias solemnes, actividades, exhibiciones, arte y una gruta dedicada a Nuestra Señora Desatanudos, oportunidades para compartir con los demás, aprender mutuamente y orar por el otro, fueron abundantes.
Este encuentro con miles de familias y el Papa Francisco tocó los corazones aún más allá de la familia Católica. Rodríguez dijo que ellos platicaron con un caballero que no era Católico pero que estaba admirado por lo que estaba observando. Este hombre dijo, “Lo que este papa está haciendo es bastante impresionante. Tal vez pida a mi novia que se case conmigo. Me siento muy bien aquí”.
La camaradería y la apertura de todos con los que se encontraron realmente impresionó a la delegación de Austin. Las casas estaban decoradas con la bandera papal, la gente saludaba, sonreía y estaba feliz. Le incluso se sorprendió a si mismo cantando y bailando en la calle con un grupo de hermanas religiosas de Miami.
El pináculo de la WMOF fue el Papa Francisco y su amor genuino por la gente. 
“Creo que él tenía más energía cuando estaba inte-ractuando personalmente con la gente en la calle…ahí era cuando él brillaba. El se reía, saludaba a la gente,” dijo Le. Y todos fueron testigos de cómo la multitud estaba eufórica por la presencia del papa.
Al observar a familias, tales como a los Aldama, Rodríguez dijo, “Yo sólo estaba bendecido de ser testigo de la emoción en sus rostros, cuando se emocionaron tanto por que el papa estaba ya viniendo y ellos podrían verlo”.
Los Aldamas están ansiosos de compartir sus experiencias con el Movimiento Familiar Cristiano y la próxima celebración de las Familias Plenamente Vivas.
El WMOF fue iniciado en 1994 por San Juan Pablo II. Se programa cada tres años, el WMOF del 2018 será en Dublín, Irlanda.