La fidelidad en la misericordia es la forma de ser de Dios, dice el papa

Por Junno Arocho Esteves
Catholic News Service

“La misericordia de Dios es constante y no tiene límites. Él es fiel en su misericordia por sus hijos e hijas, incluso cuando son ellos infieles,” dijo el Papa Francisco.
La grandeza y el poder de Dios se muestran en “su amor por nosotros, que somos tan pequeños, tan incapaces,” dijo en su audiencia semanal general del 13 de enero.
En su primera audiencia general del nuevo año 2016, el papa inició una nueva serie de pláticas sobre la misericordia, haciendo una  reflexión sobre cómo se describe en la Biblia, en donde “Se brinda en su totalidad en el Antiguo Testamento, la revelación completa de Jesucristo, misericordia del Padre”.
En una alocución ante 6,000 personas que estaban reunidas en la sala de audiencias Pablo VI, el papa empezó con una reflexión sobre la descripción bíblica de Dios que es “misericordioso, lleno de gracia, lento para la ira y rico en amor y fidelidad”.
El papa dijo que en la Biblia se compara el amor misericordioso de Dios con la ternura y el amor de una madre que busca “amar, proteger, ayudar (y) que es rápida para darlo todo por sus hijos, incluso a ella misma “. “Esa es la imagen que esta palabra nos sugiere,” dijo. Es “un amor que se puede definir, de buena manera, como ‘visceral’”.
La gracia de Dios, continuó el papa, se ejemplifica en su compasión por los débiles y los pobres junto con su disposición de recibir, entender y perdonar. Este aspecto se ve claramente en la parábola del hijo pródigo en la que el padre no desató su resentimiento en contra de su hijo ingrato sino que “continuó en su espera por él”.
“Grande es su amor y gozo cuando lo encuentra; y después va y también llama a su hijo mayor que está enojado y no quiere participar en la celebración, ese hijo que había permanecido en su casa pero que vivía más como siervo que como hijo”, dijo el papa. “Y el padre se muestra condescendiente con él también, lo invita a entrar, buscando abrir su corazón al amor, para que así nadie quede excluido del banquete de misericordia. La misericordia es una fiesta”.
La belleza del amor y fidelidad de Dios demuestran afecto, gracia y bondad, dijo, y no es nada comparable con “el amor falso de las telenovelas”.
“Es un amor que da siempre el primer paso, no depende del mérito humano sino que es inmenso en su generosidad,” dijo. “Es la solicitud divina que nada puede parar, ni siquiera el pecado, pues sabe ir más allá del pecado, para vencer el mal y para perdonar”.
La misericordia de Dios es fidelidad, añadió el papa, es una presencia estable que fortalece la fe y les da a los cristianos la oportunidad de experimentar su amor, especialmente durante el Santo Año de la Misericordia.
Al final de la audiencia, el Papa Francisco presidió la oración por las familias y las víctimas del estallido de una bomba en un ataque suicida en Estambul, Turquía, el día 12 de enero, que dejó un saldo de 10 personas muertas y 15 heridas. Funcionarios turcos dijeron que el atacante suicida pertenecía al grupo terrorista del pseudo estado islámico.
El papa oró para que “el Señor misericordioso dé eterno descanso a los muertos, consuelo a los vivos, firme solidaridad a toda la sociedad y conversión de corazón a los violentos”.

Department Categorization: