Adolescentes hacen tiempo para Dios y para otros durante el verano

Por Peggy Moraczewski
Corresponsal

El verano ya casi está aquí y las familias se encuentran considerando una multitud de maneras en las que sus hora-rios pueden cambiar durante las vacaciones, las reuniones familiares, los campamentos de verano, empleos, etc. La juventud preparatoriana está invitada a complementar sus planes de verano con oportunidades disponibles a través del ministerio juvenil de su parroquia.
Mientras que el verano se presta para más reuniones 
sociales, también abre una ventana para el crecimiento espiritual y las bendiciones del servicio y los proyectos para la justicia social. Chris Ochoa, director de formación y ministerio de la Preparatoria Católica St. Dominic Savio en Austin, sugiere que también es, un tiempo para descansar.
“Tienes que alejarte de tiempo en tiempo…reflexionar y recordar quién eres, qué estás haciendo, especialmente para los chicos de preparatoria … 
ellos todavía están descubriendo quiénes son, descubriendo qué es lo que Dios les va a pedir que hagan y qué tipo de dones tienen…y necesitan tiempo para reflexionar,” dijo.
Pasando tiempo con Dios
El silencio de una iglesia o de una capilla de adoración, o el sentarse en un parque rodeados por la belleza de la creación de Dios, son momentos ideales para hablar con Dios y escuchar-lo. Los ministerios juveniles parroquiales de toda la diócesis compartieron ejemplos de otras actividades que ofrecen gran potencial a los adolescentes para que construyan su relación con Dios a través de la comunidad.
El Decanato de Bastrop/Lockhart ofrecerá su reunión anual de verano a mitad de junio en la Parroquia de Ascension en Bastrop. Los ministros juveniles y líderes estudiantiles se encuentran preparando un día de oradores invitados, oración y culto, el sacramento de la reconciliación y la Misa. Los adolescentes escucharán de seminaristas, jugarán juegos, disfrutarán de deportes acuáticos y más. Esta reunión (rally en inglés) también sirve como una celebración de la Clase de 2016. Los organizadores anticipan un gran número de participantes.
La Conferencia Steubenville Lone Star en Dallas, para la cual se han agotado los boletos, atrae a un gran número de adolescen-tes de la Diócesis de Austin. Tracy Gomez, ministro juvenil en la Parroquia de St. Louis en Waco, está emocionada de acompañar a estudiantes desde su parroquia.
“Esta es una conferencia increíble con miles de adolescentes emocionados por su amor por Cristo,” dijo.
La parroquia también tiene un grupo de adolescentes que viajará a Kansas más tarde en el verano, para asistir al Catholic Heart Work Camp, el cual se enfoca en el servicio, el compañerismo y en profundizar en la relación de uno con el Señor. Adicionalmente, todos los adolescentes del área de Waco están invitados al Friday Night Lights en el Centro de Actividades de la Parroquia de St. Louis, cada viernes comenzando a las 8 p.m. Los jóvenes juegan fútbol soccer en Junio y Volibol en Julio.
De viaje
También habrá jóvenes acompañando al Papa Francisco a la Jornada Mundial de la Juventud (WYD por sus siglas en inglés) en Cracovia, Polonia, a finales de julio. El peregrinaje diocesano juvenil a Polonia incluye a 80 adolescentes acompañados por 25 adultos chaperones. Priscilla Ruiz, ministro juvenil en la Parroquia Ascension en Bastrop, dijo que alrededor de 15 adolescentes “muy emocionados” representarán a la parroquia en WYD.
El Padre Alberto Borruel, pastor de la Parroquia de San José en Austin, y Elizabeth Babin, serán quienes lideren el peregrinaje desde la Diócesis de Austin. Como una estudiante universitaria, Babin asistió al WYD en España en 2011.
“Me considero aún con más suerte esta vez por tener la oportunidad de ayudar a guiar a jóvenes adultos en algo que con seguridad será uno de los viajes más conmovedores de sus vidas,” dijo Babin.
Adolescentes Católicos de todo el estado viajarán a Victoria para un retiro ofrecido por el National Evangelization Team (NET). La Parroquia de St. Luke en Temple ha llevado a un contingente de estudiantes a retiros de NET por más de 15 años. Doug Weisbruch, ministro pa-rroquial juvenil, dijo que el retiro es un “campamento Católico intensivo. Los estudiantes aprenden el valor del tiempo en oración diario. Ellos…aprenden sobre su dignidad y su identidad como hijos e hijas de Dios…moldeándolos y permitiéndoles desarrollar los hábitos de un buen discípulo”.
Convirtiéndose en discípulos
Weisbruch piensa que el corazón del ministerio juvenil de St. Luke es la evangelización y el discipulado, con el valor agregado de los retiros NET que fortalecen el programa. Por ejemplo, un Equipo de Discipulado conformado por estudiantes de primero y tercer año de preparatoria miembros de la parroquia ofrecen mini retiros mensuales a lo largo del año escolar para los estudiantes de secundaria.
“Con los muchachos más grandes, se hacen todas las pláticas sobre la Escritura y el tiempo relevante en oración. 
Ellos ven que no puedes compartir a Dios con otras personas si no estás pasando tiempo con Él. Es bonito verlos dar la bienvenida a eso y cómo se les prende el foco,” dijo.
Ruiz dijo que las actividades planeadas para el verano son sólo la punta del iceberg.
“Nuestros adolescentes hacen todo tipo de cosas fabulosas,” dijo emocionadamente. Bastrop tiene una comunidad de personas retiradas grande y los adolescentes ayudan a personas mayores con sus jardines. También visitan a los enfermos, y a los ancianos llevando la Eucaris-tía con ellos.
Inspiración
Ruiz da crédito a los chicos siendo mentores de otros chicos de llevar a los adolescentes al siguiente nivel. Ella ama verlos ayudándose unos a otros para permanecer siendo responsables y fijar metas. Una de las maneras más grandes en las que ella ha visto su fe crecer es al saber que, “Dios está aquí para nosotros y Él va a contestar nuestras oraciones a través de la comunidad,” dice.
Ella también dijo que el ministerio juvenil parroquial está agradecido por los  entusiastas padres, un personal parroquial que apoya y una comunidad pa-rroquial adulta.
“Ha sido una bendición estar en una comunidad que fomenta el crecimiento espiritual en la gente joven. Tenía miedo de que muchos de estos chicos se alejarían de la Iglesia Católica, pero me siento tan inspirada por ellos,” dijo Ruiz.
Ochoa también se siente inspirado por los adolescentes con los que trabaja.
“Ellos son realmente buenos chicos, con tantos dones y es siempre bonito ver lo que Dios hace con ellos,” dijo.
Cada programa del minis-terio parroquial juvenil tiene diferentes oportunidades de verano, para mayor información pregunte al ministro juvenil de su parroquia.