Católicos ayudan a una familia a construir su nuevo hogar

Por Enedelia J. Obregón
Corresponsal

Yurenah DeLeon tiene un deseo para su cumpleaños en agosto – cumplir 6 años en el nuevo hogar de su familia. Gracias a docenas de Católicos voluntarios de Habitat for Humanity de Austin, la joven obtendrá su deseo.
El hogar de DeLeon fue bendecido el día 14 de mayo por el Padre Alberto Borruel, pastor de la Parroquia de San José en Austin, a la que la familia asiste y donde Eloy y Alicia DeLeon se casaron hace 15 años. La dedicación oficial será el día 25 de junio.
La casa de DeLeon marca la Vigésimo Segunda casa cons-truida a través de Catholic Build, que también celebra su Vigésimo aniversario. Esta es la primera casa de dos pisos construida por voluntarios Católicos, que trabajan cada fin de semana por muchos meses a partir de enero de cada año, dijo Tom Helmer, quien supervisa Catholic Build.
“Estos lotes son angostos y para obtener el área habitable que ellos necesitan, tenemos que construir hacia arriba,” dijo Helmer, quien también dijo que el diseño fue alterado un poco para dar a la casa de los DeLeon una apariencia única.
“Queríamos hacer esta casa su casa,” dijo. “Todo mundo debe tener su propia casa”. Para la pareja, el tener su casa propia es un gran regalo para sus tres hijas.
“Puedo dar a mis hijas un hogar feliz,” dijo Eloy, quien ha vivido en Austin por 17 años. “Finalmente tendremos sufi-
ciente espacio para nosotros cinco y también algo de privacidad”.
La privacidad es la prioridad para Valeria, que tiene 13 años. Cada niña tendrá un pequeño cuarto. La modesta casa también tiene una recámara principal, un área de estar, cocina, comedor y conexiones integradas para lavadora y secadora.
De más importancia es que tendrá un patio trasero donde las niñas puedan jugar, algo de suma importancia para Alicia y Yurenah.
Los complejos de departamentos en los que ellos han vivido no cuentan con un área de juegos para niños, dijo Alicia. También había mucho tráfico y ella constantemente temía que las niñas pudieran lastimarse; sin mencionar el alto costo de la renta.
“Un departamento de una recámara y un baño cuesta entre $900 y $1,000,” dijo. “Estábamos muy incómodos”.
Eloy dijo que cada vez que se terminaba un contrato, el renovarlo significaba un gran aumento en el costo de la renta. Encontrar algo asequible significaba buscar algo fuera de Austin y del Condado de Travis, pero ellos no querían sacar a las niñas de sus escuelas. Las tres asisten a escuelas chárter KIP, aunque Valeria está considerando la preparatoria San Juan Diego para el próximo año.
“Buscamos en todas partes” dijo Alicia. “Pero no encontramos algo que pudiéramos pagar para todos nosotros”. Eloy ha mantenido a su familia trabajando para una compañía de pintura local por los últimos 12 años. Alicia trabaja como ama de casa. 
Hace dos años aplicaron para obtener una casa de Habitat. Tomaron clases de finanzas personales, presupuesto y mantenimiento del hogar. A los dueños de casas Habitat se les pide que paguen el costo de construir sus casas de manera que otras casas puedan ser construidas. Eloy también puso su “cuota de sudor” ayudando a construir casas para otras personas en el programa Habitat antes de que comenzara el trabajo para la casa de su familia.
“Esto va a dar a nuestras hijas seguridad y estabilidad,” dijo Eloy. “Eso es muy importante”. El costo de construir la casa de los DeLeon fue de $85,000 – mucho más bajo que el de construir una casa familiar en Austin. Los costos se mantienen bajos gracias al trabajo de voluntarios que cortan madera, instalan frisos, ayudan a cons-truir techos y a cavar zanjas. Profesionales están a cargo de la electricidad, la plomería y las líneas de gas. Muchos profesio-nales donan su tiempo. 
Un poco más de 47,000 casas han sido contruídas hasta ahora por el Catholic Build. 
Cualquier persona que desee donar, puede hacerlo en https://austinhabitat.fundly.com/2016-catholic-build.