Encontrando la fe en el campus de UT en Austin

Por Kira Ciupek
Corresponsal

De tomarse fotos con una figura de cartón del Papa Francisco, a tener discusiones serias con religiosos sobre la enseñanza Católica, a los estudiantes de la Universidad de Texas en Austin se les dio una oportunidad única en el campus de establecer un diálogo con Católicos a través de un evento llamado “Encuentro” de un día de duración, el 12 de abril. El evento se llevó a cabo al aire libre en la Plaza Gregory, una de las vías más transitadas en el campus en el centro de los terrenos de la universidad. “El día comenzó frente a uno de los gimnasios en el campus de UT . Eso, en sí mismo, es todo un logro, si me preguntas,” dijo el Hermano Marista Robert Clark, Ministro del Campus del Centro Católico de la Universidad. “Éramos visibles para miles de personas”. 
Organizado por los estudiantes del Centro Católico Universitario (UCC por sus siglas en inglés), el “Encuentro” incluyó oportunidades para confesiones, almuerzo y cena al aire libre, y la Misa seguida de la adoración eucarística.
“Uno de los objetivos del encuentro fue el decir a los estudiantes, ‘estamos invitandolos a experimentar la vida con nosotros, y en última instancia a experimentar la vida en Cristo,’ y lo hacemos muy alegremente,” dijo Mark Márquez, estudiante de UT y director del “Encuentro”. “Eso es lo que me emociona de los estudiantes que salieron a trabajar - lo hicieron muy alegremente. Eso es tan atractivo para la gente. Cuando ven la verdadera alegría y la verdadera emoción, eso atrae a la gente, como el Papa Francisco nos dice,” dijo Márquez. «Encuentro» fue inspirado por el llamado del Papa Francisco a crear una “cultura del encuentro,” lo que recientemente se ha hecho eco en el Plan Pastoral diocesano titulado “Encuentro que Lleva la Transformación.” El Padre Paulista Edward Nowak, director del Ministerio del Campus del Centro Católico Universitario (UCC), dijo: “El plan diocesano hace eco del ministerio de evangelización que nuestro fundador --de los Padres Paulistas-, Isaac Thomas Hecker, tenía cuando comenzó nuestra comunidad en 1858. Él quería evangelizar América del Norte utilizando medios contemporáneos de la época. Al trabajar con lo que es bueno acerca de nuestra cultura podemos influir en nuestra cultura para mejorar”.
El UCC se asienta en el campus de la Universidad de Texas y fue fundado por los Padres Paulistas, que por primera vez llegaron a Austin en 1908 con la misión de llegar a la comunidad universitaria. Carol Filip, socia de desarrollo del UCC, dijo que el ministerio del campus ve de 1300 a 1500 estudiantes cada semana en las Misas dominicales, e incluye a 20 diferentes grupos de estudiantes que se centran en una variedad de alcances. Claire Howington, una alumna de último año y la jefa de relaciones públicas para “Encuentro”, dijo que la comunidad Católica Longhorn se reunió con meses de antelación para prepararse para el evento, que incluyó el publicitarse a través de las parroquias y medios de comunicación social, y dar a conocer el nombre a través de camisetas, lemas y un logo. “Encuentro fue iniciado y coordinado por los estudiantes. Fue su idea, sin duda con el apoyo y la asistencia del personal pastoral. Tenían diferentes comités de trabajo sobre los diferentes aspectos del día. Algunos estaban a cargo de la hospitalidad, mientras que otros estaban ayudando con la comida, y otros áreas. Estaba bien organizado,” dijo el Hermano Clark, quien recientemente se unió al personal de la UCC.
Durante el evento, los estudiantes repartieron rosarios en naranja obscuro y blanco, y ofrecieron el almuerzo y la cena a los transeúntes. “Fue hermoso, durante la cena mirar alrededor y a través de la plaza y ver todo el área lleno, y la gente disfrutando de su comida y la larga fila para servirse la cena,” dijo Howington. El Hermano Clark, que sirvió en el stand de “preguntas y respuestas” desde las 10 am hasta las 6 pm dijo: “Fue bueno para los estudiantes estar juntos en este tipo de esfuerzo evangelizador ... Para algunos, fue la primera oportunidad de ser evangelizadores de manera pública”. Además de las mesas de “preguntas y respuestas,” había tiendas de campaña establecidas para la confesión. “La mayor parte del día había sacerdotes escuchando confesiones, y una pequeña línea de estudiantes que esperaban,” dijo Márquez, quien ha sido parte del ministerio de alcance a los estudiantes del campus durante casi tres años. El Hermano Clark estuvo de acuerdo. “El sacramento de la reconciliación fue ocupado todo el día, lo que me lleva a creer que este era un momento de volver a casa, de regresar,” dijo. Se estima que unos 300 estudiantes partici-paron en la Misa, el culto, la alabanza y la adoración eucarística al final del día.
Alison Tate, directora diocesana de la oficina de jóvenes, adultos jóvenes y Ministerio Universitario, dijo que la vitalidad de cualquier ministerio universitario puede tener un impacto en los estudiantes cuando salen de la universidad. “Nuestra diócesis es el hogar de cientos de miles de estudiantes universitarios, así que tenemos una gran oportunidad con nuestros recursos para el 
ministerio universitario de invertir en ellos como líderes de la iglesia,” dijo Tate. 
En 2002, el Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado de la Universidad de Georgetown llevó a cabo un estudio que exploró el impacto de los ministerios universitarios sobre el comportamiento futuro de los estudiantes Católicos. CARA encontró que el 72 por ciento de los participantes de ministerios universitarios se mantuvo activamente involucrado en sus parroquias locales después de la graduación, mientras que el 91 por ciento de los participantes en ministerios universitarios continuó más tarde con el hábito de aportar financieramente a su iglesia local. “Desafortunadamente, la mayoría de los Católicos adultos de hoy no han ido más allá de sus clases de catecismo de octavo grado,” dijo el padre Nowak. “En cierto modo, que algunos estudiantes estén rechazando la fe de la infancia en la universidad puede que sea  una buena cosa. Puede ser una oportunidad para crecer en la fe, en lugar de permanecer en un nivel casi infantil”. Como un evento inaugural que muy probablemente se repetirá en los próximos años, “Encuentro” ha cumplido con uno de los objetivos del Plan Pastoral, que es “atraer, comprometer e inspirar a los jóvenes a profundizar en su relación con Jesucristo,” expandiendo su conocimiento de las enseñanzas de la iglesia.
“Quiero que la gente sepa que el evento fue muy exitoso, y llegó a muchos estudiantes que no se habrían alcanzado de otro modo,” dijo Howington. “Fue un éxito en el sentido de dar a los estudiantes Católicos la oportunidad de llegar a amigos no Católicos e invitarles al evento”. Añadió que a uno de los estudiantes que visitó la mesa de “preguntas y respuestas” en el “Encuentro” se le oyó decir: “yo solía ser ateo. Ahora soy agnóstico. Pero la alegría de los cristianos me está atrayendo”.