Parroquia de Austin combina ministerios, construye familias

Por Kira Ciupek
Corresponsal

Grabado en el pedestal de la estatua de la libertad están las famosas palabras de la poe-tiza Emma Lazarus, “Dénme a sus cansados, sus pobres, sus masas hacinadas anhelando respirar en libertad…” Escritas en 1883, sus palabras todavía resuenan mientras millones de inmigrantes ansiando libertad viajaron a los Estados Unidos durante el siglo 20, a veces arriesgando sus vidas en la búsqueda del sueño americano. Según la oficina del censo de Estados Unidos, una de las poblaciones de más rápido crecimiento en el siglo 21 es la hispana, que el gobierno define como Cubana, Mexicana, Puertorriqueña, Sudamericana o Centroamericana, o de otra cultura u origen español, sin importar la raza. 
Los hispanos representan ahora, más del 50 por ciento de todos los Católicos en Estados Unidos, dijo Edgar Ramírez, director diocesano del Ministerio Hispano. Esta es la razón por la que los obispos de Estados Unidos han llamado al V Encuentro, el cual es un proceso de cuatro años en el que toda la iglesia se involucra en la reflexión y la acción que invita a todos los Católicos a una actividad misionera intensa, a la consulta, el desarrollo del liderazgo y la identificación de las mejores prácticas ministeriales en el espíritu de la Nueva Evangelización y la diversidad cultural en nuestras parroquias. (Para aprender más, visite http://encuentro.org/)
Los hispanos Católicos se encuentran concentrados en el suroeste, particularmente en Texas y a lo largo de la frontera con México.
“En nuestra diócesis, los Católicos hispanos representan más del 40 por ciento de la gente que se encuentra actualmente sirviendo en nuestras parroquias,” dijo Ramírez.
Muy concentrada en el suroeste, particularmente en Texas y a lo largo de la frontera con México, la comunidad hispana es especialmente robusta en los grandes centros urbanos, como Austin. Por lo tanto, uno de los principales objetivos del Plan Pastoral diocesano es implementar formas para servir mejor a las necesidades de los Católicos hispanos. El plan de cinco años busca ayudar a que todos tengan “un encuentro con Cristo que conduzca a la transformación”.
Una parroquia satisfaciendo las necesidades de la creciente población Católica hispana en Austin es la Parro-quia del Sagrado Corazón, que ha visto un gran crecimiento desde 2012, cuando el padre Marcos Hamlet, el actual pastor, llegó. Estable-cida en 1959, la Parroquia del Sagrado Corazón fue originalmente, “en su mayoría anglo, con una gran cantidad de profesores universitarios, ejecutivos de IBM, e ingenieros,” dijo el padre Hamlet. “En los años 90, cambió a una congregación en su mayoría hispana”. Hoy en día, casi 3.000 feligreses asisten a las Misas en español y 1.600 jóvenes están en el programa de educación religiosa. La parroquia está libre de deudas, con un aumento del 12 por ciento de dádivas, y un aumento de los ingresos totales del 68 por ciento. Cuando el padre Hamlet llegó en 2012, reconoció que la situación financiera de la pa-rroquia era crítica, pero el estado emocional de los feligreses era peor. “Se veían a sí mismos como pobres, se les decía que eran pobres, y había, por lo tanto, disfunción, y no había un ambiente de esperanza. La esperanza no era algo que se encontraba en la parroquia,” dijo el padre Hamlet, quien agregó que un estimado del 70 por ciento de los adultos puede que sean inmigrantes indocumentados.
En 2013, los hispanos representaron el segundo grupo étnico más grande en Texas, dijo el padre Hamlet. “Es muy probable que tenga que ver con las tasas de natalidad, en lugar de la inmigración. Las Misas son muy, muy rui-dosas debido a todos los niños alrededor”. La familia está en el núcleo del Plan Pastoral diocesano, que establece que : “La vida familiar debe ser la lente a través de la cual el ministerio ... se debe enfocar. “ La cultura de la comunidad hispana orientada a la familia ha inspirado a la Parroquia del Sagrado Corazón a generar más ministerios enfocados en la familia, tal como “pro-familia,” que se asoció con el Centro de Vida San Juan Pablo II en Austin para ofrecer una Feria Pro- vida / Pro-Familia  en 2015 que atrajo a más de 2,000 personas. “Al cambiar Pro-Vida a Pro-Familia cambió por completo el enfoque Pro-Vida,” dijo el padre Hamlet. “Reunir a la familia abarca todas las actividades pro-vida”.
Sagrado Corazón también proporciona los programas de Boy, Cub, y Girl Scout, que se celebran en la misma noche cada semana para acomodar las necesidades de las familias numerosas y monoparentales. La Parroquia del Sagrado Corazón tiene el mayor programa Scout hispano en el centro de Texas, y en un tiempo fue nombrado el número 11 de más rápido crecimiento del programa Cub Scout en la nación. “El Movimiento Scout es un ambiente fabuloso, Católico para nuestras familias. Cuando les presentamos soluciones y ministerios orientados a la familia, estos y la parroquia se convierten en sus ‘hospitales de campaña’ como diría el Papa Francisco,” dijo el padre Hamlet. Los ingresos y las oportunidades de educación siguen siendo una barrera para muchos hispanos, según el padre Hamlet, quien indicó que la población hispana gana entre un 60 y 70 por ciento del ingreso medio anual de las personas caucásicas, y las tasas de graduación de la escuela secundaria para los hispanos son típicamente mucho más bajas también. La Parroquia del Sagrado Corazón suministra un fondo de matrícula para las familias desfavorecidas, y 
actualmente  envía a casi 100 niños a escuelas Católicas.
“Les digo que sé que vinie-ron a este país ... por esperanza,” dijo el padre Hamlet. “Les digo que no hay mucho más que pueda hacer para ayudarles a tener esperanza más allá de los sacramentos, la esperanza de la vida eterna, y una educación Católica, esperanza para sus hijos”. 
También dijo que la parro-quia se está combinando en una sola iglesia, en lugar de tener “dos comunidades utilizando las mismas instalaciones de la parroquia como si fueran dos comunidades separadas, no una sola parroquia”. Aunque hay Misas en dos idiomas, el Sagrado Corazón tiene una sola liturgia, y todos los ministros litúrgicos - incluyendo lectores, ministros de la Eucaristía, monaguillos y otros - se entrenan juntos, no por separado. Hay un programa de educación religiosa, un Consejo Parroquial, y un Consejo de Finanzas; los boletines se imprimen y el sitio web se publica en inglés y español. La construcción de confianza a través de la transparencia financiera y la formación de los ministerios dirigidos a la familia y al crecimiento espiritual, sin crear barreras artificiales entre las culturas y la gente ha sido el objetivo de la Parroquia del Sagrado Corazón.
“Como Católicos, esto es lo que debemos estar ofre-ciendo a nuestros más pobre inmigrantes. Si no hacemos esto, muy pronto Austin se convertirá en más pobre y menos educado,” dijo el Padre Hamlet. “Como Católicos tenemos opciones. Tenemos esperanza. Debemos ofre-cerla”.