Enfoques simples pero eficaces para el Plan Pastoral

Por Kira Ciupek 
Corresponsal  

En el corazón del Plan Pastoral, que fue lanzado en 2015, se encuentra el mensaje de que cada Católico puede tener “un encuentro con Cristo que conduzca a la transformación”. En la Diócesis de Austin, que sirve a más de medio millón de Católicos y se extiende por 25 condados en el centro de Texas, no es tarea fácil para los párrocos el poner en práctica los objetivos y metas del plan, que busca energizar a los fieles, mientras que se extiende a los que se encuentran en la peri-feria de la sociedad.
Charlene O’Connell, miembro del equipo central de Plan Pastoral, explicó: “Nuestro mundo es muy complejo y es tentador el centrarse en las tareas y en el hacer cotidiano en lugar de tomar tiempo para reflexionar e incluso orar. Este plan invita a la gente a un encuentro con Jesucristo, a recuperar nuestro compromiso con Cristo, el que hicimos cuando fuimos bautizados”.  Como el Papa Francisco escribe en Evangelii Guadium, encontrar a Cristo es estar “libre de pecado, de dolor, de vacío interior y de soledad, y estar lleno de las bendiciones de la alegría en Jesucristo”.
En el segundo objetivo del Plan Pastoral, la necesidad de colaboración entre los líderes parroquiales y los ministerios se enfatiza, para continuar la misión de Jesucristo. En el espíritu de dicha colaboración, en 2015, la Parroquia de St. Anthony Marie de Claret en Kyle comenzó a desarrollar una “visión amplia de la pa-rroquia” con el fin de “poner en práctica el plan pastoral con la colaboración de los diversos ministerios y organizaciones de la parroquia” dijo el padre Miguel Duarte, el pastor de dicha parroquia. En un esfuerzo por fomentar una mejor comunicación entre los ministerios de la parroquia y la oficina de la parroquia, el consejo pastoral de St. Anthony Marie de Claret se reunió para aclarar la función y la misión de la parroquia, utilizando el Plan Pastoral como una guía.
“Reunimos a los diferentes ministerios de la parroquia, que se dividen en categorías - Espiritualidad, Formación, Educación, Servicios y Liturgia. Con estos grandes categorías, empezamos a entenderlas y a trabajar con ellas para lograr algunas metas y objetivos específicos,” dijo el Padre Duarte. O’Connell ve este enfoque como uno de los usos más efectivos del Plan Pastoral. “Vemos el plan como una he-rramienta para el diálogo sobre el trabajo de varios ministerios parroquiales y sobre cómo ayudan a la gente a crecer en su fe Católica,” dijo. Otras parroquia están utilizando formas en las que los feligreses ya se reúnan para aprender más sobre el plan. El padre Michael O’Connor, pastor de St. John Vianney en Round Rock , seleccionó un equipo para discutir formas de implementar el plan, para llegar a los feligreses con el mensaje del “encuentro que lleva a la transformación”.
La creación de un entorno acogedor entre Misas dominicales fue la clave. Cada domingo desde la Pascua hasta Pentecostés, los feligreses y visitantes compartieron café y rosquillas entre las dos Misas de la mañana, y se centraron en las preguntas de reflexión de la Guía de estudio para el Plan Pastoral. Además, el padre O’Connor envió un mensaje de correo electrónico a los feligreses, invitándoles a responder a una de las preguntas de reflexión. “ Este es un excelente ejemplo de cómo una parroquia podría llegar a sus feligreses haciendo uso efectivo de la tecnología para hacerlos participar en el Plan Pastoral,” dijo O’Connell
Mientras que algunas pa-rroquias grandes han decidido poner en marcha los esfuerzos de difusión de evangelización o revisar su plan de estudios de educación religiosa, pa-rroquias más pequeñas no siempre tienen los recursos para hacer grandes cambios en su intento de incorporar los elementos del Plan Pastoral, dijo. “La forma más sencilla y muy eficaz para aplicar el plan en una pequeña parroquia es centrarse en las tres metas y en lo que una comunidad de fe ya está haciendo,” dijo O’Connell. Los tres objetivos principales del Plan Pastoral son el proporcionar formación espiritual que conduce al encuentro; el desarrollo de una cultura orientada al ministerio, de transformación; y el fortalecimiento del testimonio y el alcance cristiano como una manera de transformar a los individuos y a las comunidades O’Connell sugirió que estos objetivos se pueden alcanzar a través de un proceso de hacer preguntas reflexivas.
“¿Cómo es que los mini-sterios, reuniones, Misas y celebraciones de los sacramentos son ya encuentros con Jesucristo? ¿De qué manera los líderes de ministerios parro-
quiales y grupos colaboran entre sí, y con las entidades dentro de la comunidad?” Preguntó O’Connell. 
“Uno de los esfuerzos de colaboración más fuertes de todas las pequeñas comunidades, ‘de una-iglesia’ son los grupos ministeriales de la zona metropolitana. Estas organizaciones no sólo son maravillosos ejemplos de trabajo colaborativo, sino también de trabajo ecuménico en su intento de ayudar a los necesitados en sus respectivas poblaciones. A pesar de que las parroquias más grandes puede que tengan más recursos para la implementación de las metas y objetivos del Plan Pastoral, las parroquias más pequeñas suelen tener personas que también están muy comprometidas y dispuestas a hacer el trabajo, dijo O’Connell. 
Durante su ejecución de cinco años, el objetivo de la Diócesis de Austin a través del Plan Pastoral es inspirar a las parroquias, escuelas, ministerios e individuos a encontrar a Cristo - ya sea a través del simple acto de compartir café y rosquillas con los otros después de la Misa o a través de la colaboración entre los ministerios. 
El Obispo Daniel García ofrecerá una reunión sobre el Plan Pastoral en español el día 15 de septiembre a las 7 p.m. en la Parroquia del Sagrado Corazón en Waco. Todos están invitados a orar por, y a conocer más sobre el Plan Pastoral durante esta reunión. Una noche similiar se llevará a cabo en inglés el día 20 de septiembre a las 7 p.m. en la Parroquia de St. Louis en Austin. Para obtener más información sobre el Plan Pastoral diocesano, visi-te www.austindioceseplan.org.