Entrevista: La ciudadanía fiel, responsable, es una virtud

Editora: Obispo, estamos a unas pocas semanas antes de que sea el momento de votar en la elección nacional ¿Cómo podemos decidir a qué candidato apoyar?
Obispo Vásquez:
Nuestra fe nos llama a vivir como miembros activos de nuestra sociedad. La obligación de participar en la vida política está enraizada en nuestro compromiso bautismal de seguir a Jesucristo y ser testigos Cristianos en todo lo que hacemos. Fundamentalmente, esta es una llamada a la evangelización. Por lo tanto, es esencial que todos los Católicos tomen seriamente su responsabilidad como ciudadanos de elegir líderes buenos y sabios.
Necesitamos estar informados sobre lo que cada candidato en particular cree y propone como política. Como Católicos, debemos entonces evaluar en dónde se ubican ellos respecto a lo que la iglesia representa y enseña ¿las perspectivas de estos candidatos están de acuerdo con las enseñanzas fundamentales de la Iglesia Católica sobre el preservar la vida, proteger a los más vulnerables, cuidar a los pobres y respetar la dignidad de cada vida humana?
En la tradición Católica, la ciudadanía responsable es una virtud, y la participación en la vida política es una obligación moral. Esto es por qué los obispos urgen a los adultos Católicos a leer “Formando la conciencia para ser ciudadanos fieles” – este es el documento de enseñanza que sirve como una guía para aquellos que toman su deber cívico seriamente. Mientras nos acercamos a la elección, este es el momento para formar nuestra consciencia.
Editora: Siempre, durante esta época, que la gente pide a la diócesis una guía del votante ¿Cuál es su respuesta a esta petición?
Obispo Vásquez:
En la Diócesis de Austin he pedido a las parroquias que usen el documento sobre la Ciudadanía Fiel como nuestra guía para prepararnos para las próximas elecciones. La iglesia respeta a cada persona; por lo tanto, no es nuestro asunto el decirle a cada persona cómo votar y por quién votar. La iglesia está, en cambio, enfocada en formar Católicos buenos y sólidos que tomen decisiones bien informadas mientras ciudadanía fiel. Por lo tanto, animo a todos los Católicos a leer este documento reflexionando en oración para entender la dignidad fundamental de cada vida humana.
Editora: ¿Qué significa formar nuestra conciencia?
Obispo Vásquez:
Los Católicos deben formar sus conciencias de acuerdo a la razón humana y las enseñanzas de la Iglesia Católica. El Catecismo de la Iglesia Católica la define como “La conciencia es el núcleo más secreto y sagrario del hombre”. Nuestra conciencia es donde escuchamos no solo lo que creemos que es mejor, sino también donde escuchamos la voz de Dios. En nuestra conciencia, Dios planta la ley natural dentro de nosotros para que sepamos que el asesinato está mal, que robar está mal, que proteger la vida está bien, y que defender a aquellos que están sufriendo es bueno. El formar nuestras conciencias se trata sobre tomar decisiones íntegras y morales.
Debemos de mantener en mente que la conciencia puede ser influenciada por fuerzas internas y externas Las influencias internas están basadas en las preferencias del individuo – lo que le gusta, lo que no, pero también debemos saber que las preferencias no siempre son la mejor opción. Las influencias externas también deben de ser sopesadas: familia, amigos, los medios, la manera en que nuestra sociedad cree en cosas y las enseña; lo que está bien y lo que está mal.
Sin importar esos factores internos y externos, mientras escuchamos a Dios, mientras formamos nuestras conciencias en las enseñanzas de la iglesia a través de la oración y el estudio, entonces, en verdad estaremos buscando el tomar buenas decisiones. 
Editora: Tenemos la responsabilidad como ciudadanos fieles, de llevar nuestra fe a la arena pública ¿Cómo podemos hacer eso?
Obispo Vásquez:
Los Católicos están llamados a llevar su fe y puntos de vista religiosos a la arena pública. En el pasado, algunos han guardado silencio por miedo por que han sido acusados de imponer su moralidad a otros. De cualquier modo, nuestra fe debe, en verdad, tener una influencia en cómo vivimos nuestras vidas en lo público. Los Católicos no deben de estar avergonzados de nuestras creencias. Una fe auténtica influenciará nuestra vida entera, incluyendo nuestras responsabilidades políticas y sociales. 
Aún así, debemos respetar la libertad religiosa y las libertades civiles de toda la gente. La iglesia no busca imponer su doctrina en los demás en la arena pública. De hecho, la iglesia busca exponer nuestros puntos de vista a la arena pública para que juntos propongamos soluciones significativas para promover el bien común. Como Católicos estamos fielmente dirigidos a trabajar por el bien común en la sociedad. No podemos quedarnos inmóviles y ver cómo la injusticia se lleva a cabo. La actividad en la arena pública involucra el comunicar nuestras creencias y enseñanzas con nuestros oficiales electos y hacer nuestro mejor esfuerzo para influenciar a aquellos en la sociedad quienes toman decisiones y escriben leyes que gobernarán a toda la gente de una manera justa e igualitaria.
El documento sobre la Ciudadanía Fiel establece, “Al formar su conciencia según la doctrina Católica, los laicos católicos pueden involucrarse activamente presentándose como candidatos políticos, trabajando dentro de los partidos políticos, transmitiendo a los funcionarios elegidos sus preocupaciones y posiciones, y participando en las redes de pastoral y defensa social diocesanas, en las iniciativas de las conferencias estatales de obispos católicos, en las organizaciones comunitarias y en otras iniciativas para aplicar doctrinas morales auténticas en el ámbito público. Incluso quienes no pueden votar tienen el derecho de hacer oír sus voces respecto a cuestiones que afectan su vida y el bien común”. (16)
Editora: Mientras nos preparamos para la siguiente elección, ¿Cuál es su oración por nuestro país?
Obispo Vásquez:
Oro por que todos los Católicos y personas elegibles para votar vean su derecho a ejercitar su voto como un privilegio y una responsabilidad. Somo responsables de dar forma a la sociedad para que se convierta en una sociedad justa y buena para todos. Informémonos sobre los temas a la luz de las enseñanzas sociales de la iglesia. Oro por que los candidatos, los miembros de diferentes partidos políticos y la gente ordinaria tengan un diálogo civil y res-petuoso sobre los temas importantes que enfrenta nuestro país. Y después de que las elecciones hayan concluido, oro por que todos busquemos unir a nuestro país y trabajar juntos por el bien común.