Obispo de Juneau nombrado para dirigir Diócesis de Dallas

Por Catholic News Service

El Papa Francisco nombró al Obispo Edward J. Burns de Juneau, Alaska, como nuevo obispo de Dallas. El Obispo Burns tomará el puesto del cardenal Kevin J. Farrell, quien dirigió la Diócesis de Dallas hasta que fue nombrado en agosto como el primer prefecto de la nueva oficina vaticana para los laicos, la familia y la vida.
El Obispo Burns, de 59 años de edad, ha dirigido la Diócesis de Juneau desde el 2009. Es sacerdote de la Diócesis de Pittsburgh, y exrector del seminario St. Paul en Pittsburgh y también exdirector de las oficinas nacionales de formación de clérigos, vocaciones y sacerdotes de los obispos estadounidenses.
El nombramiento fue 
anunciado el 13 de diciembre en Washington por el Arzobispo Christophe Pierre, nuncio apostólico en Estados Unidos.
El obispo Burns será instalado como el octavo obispo de Dallas el 9 de febrero.
Él dijo en un comunicado que se siente “honrado y agradecido” por su nuevo nombramiento y “a la misma vez este anuncio llena mi corazón de gratitud por el privilegio y el honor de servirle a los sacerdotes, diáconos, religiosos y fieles de la Diócesis de Juneau”.
“Estoy profundamente agradecido por mi experiencia en el sureste de Alaska y ruego por la gracia de Dios al asumir mis nuevos deberes como el pastor principal de la Diócesis de Dallas,” dijo el obispo Burns.
El obispo Burns es el actual director del Comité sobre la Protección de Niños y Jóvenes de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB). Él es también miembro del Subcomité de las Misiones Católicas en Casa y ha sido miembro del Comité Administrativo.
Él fue nombrado obispo de Juneau por el Papa Benedicto XVI el 19 de enero de 2009 y ordenado como obispo el 3 de marzo de 2009 en la catedral St. Paul en Pittsburgh, su diócesis de origen. Su instalación fue el 2 de abril de 2009.
La Diócesis de Juneau, de 37,600 millas cuadradas, es considerada una de las misiones nacionales de la iglesia de Estados Unidos. De una población total de 75,000 personas, esta tiene 10,000 católicos. 
En una entrevista reciente con Catholic News Service en Juneau, el obispo Burns dijo que cuando lo nombraron obispo en Alaska, se enteró que el 10 por ciento de su población era Católica y el 60 por ciento no se identificaba con ninguna religión.
Y pensó: “Qué maravilloso reto será esto,” él dijo. “Es una oportunidad para que entremos en la nueva evangelización porque no es que esta gente nunca haya escuchado sobre Jesucristo ni el mensaje del Evangelio ni que nunca hayan estado en comunicación con la iglesia. Es simplemente que han escogido ser seculares. 
Ellos han escogido apartarse de su religión o credo”.
Es un reto maravilloso, dijo el obispo, “despertar en ellos una relación con Jesucristo”.
El obispo es hijo de Geral-dine Little Burns y el finado Donald P. Burns. Edward J. Burns nació el 7 de octubre de 1957 y se crió en la zona de Pittsburgh. Después de la escuela secundaria asistió al seminario St. Paul-Duquesne University en Pittsburgh, donde obtuvo licenciatura en Artes con concentración en Filosofía y Sociología. Él entonces asistió al seminario Mount St. Mary’s en Emmitsburg, Maryland, graduándose en 1983 con maestría en Divinidad y maestría en Teología. Él fue ordenado sacerdote para la Diócesis de Pittsburgh el 25 de junio de 1983.
Después de su ordenación, el entonces padre Burns sirvió en el ministerio parroquial, en administración diocesana y trabajando con vocaciones y en el seminario. Él fue director del personal clerical en la Diócesis de Pittsburgh cuando el entonces Obispo Donald W. Wuerl de Pittsburgh le dejó ir a servir en la USCCB en Washington.
Desde 1999 hasta el 2008, él fue director de la Secretaría para Vocaciones y Formación Sacerdotal de la USCCB. El Papa Benedicto lo nombró monseñor en el 2006. Monseñor Burns regresó a Pittsburgh en el 2008 como rector del seminario St. Paul y director del departamento diocesano de formación de preordenación y de la oficina para vocaciones.
El ahora cardenal Wuerl, arzobispo de Washington, emitió un comunicado sobre el nuevo nombramiento del obispo Burns, y dijo que sentía alegría al escuchar que el Papa Francisco le “ha confiado” la Diócesis de Dallas.