Entrevista: Los inmigrantes merecen justicia y dignidad también

Editora: Obispo Vásquez, usted fue electo recientemente el presidente del Comité sobre Migración de los Obispos Católicos de Estados Unidos ¿Qué conlleva esta posición?
Obispo Vásquez:
Primero que nada, me sorprendió mucho el ser nominado para esta posición, la cual quedó vacante cuando el Arzobispo José S. Gómez de los Ángeles fue electo Vicepresidente de la Conferencia Católica de Obispos de Estados Unidos. Su promoción a esa posición dejó vacante la de Presidente del Comité sobre Migración de los Obispos Católicos de Estados Unidos, y me honró que mis hermanos obispos expresaran tal confianza en mí para realizar este trabajo. Oro a Dios por ser capaz de hacerlo bien.
Esta posición es importante por que este comité de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (la USCCB por sus siglas en inglés) interactúa con la administración gubernamental aquí en Estados Unidos para lidiar con, y abordar los asuntos de migración y de asentamiento de inmigrantes. El propósito del comité es también expresar a nuestros líderes gubernamentales lo que la iglesia enseña sobre inmigración. La iglesia ve a los asuntos de inmigración como una prioritaria preocupación, y queremos asegurarnos de que la administración entienda por qué la justicia hacia los inmigrantes es una parte crítica de la enseñanza social Católica.
Creemos en la dignidad dada por Dios de cada persona humana. Todos –– sin importar quienes sean o de dónde vengan — son hijos e hijas de Dios. Ya sean refugiados tratando de escapar de su país debido a la violencia o sea que están buscando asilo, queremos asegurarnos de que nosotros, como obispos, aboguemos por un trato justo hacia ellos. Los inmigrantes merecen ser tratados con justicia, y sobre todo, con dignidad.
Al interactuar con el gobierno, este comité también desarrolla documentos sobre nuestra posición. Presentamos nuestro testimonio al congreso y abogamos por el tratamiento justo de aquellos que ya están aquí incluso si son indocumentados. Los obispos creemos que las reformas migratorias son necesarias para que el sistema inmigratorio de nuestro país responda a las realidades de las familias separadas y a las demandas laborales que impulsan a las personas a inmigrar a los Estados Unidos.
La realidad es que nuestro país tiene 11 millones de personas indocumentadas y muchas de ellas se encuentran ocultas, muchas de ellas, por lo tanto, no tienen voz y la iglesia tiene la responsabilidad de ser una voz para ellos. Muchos inmigrantes son niños que han venido aquí con sus padres. Ellos han vivido aquí toda su vida y aunque, puede que no tengan los documentos adecuados, queremos asegurarnos de que sean tratados bien. Esta es su cultura; han aprendido inglés. Ellos han sido criados en nuestro país, así que forzarlos a regresar a sus países de origen sería devastador para ellos.
La iglesia tienen la responsabilidad de compartir nuestra tradición bíblica sobre este asunto y ayudar a construir puentes entre todas las partes para que un sistema de inmigración pueda ser creado que sea justo y sirva al bien común, incluyendo las legítimas preocupaciones de seguridad de nuestro país.
Editora: ¿Quién más sirve en el comité?
Obispo Vásquez:
Muchos obispos sirven en este comité tanto como cardenales quienes sirven como consultores. También tenemos muchos miembros laicos del personal que nos ayudan a entender temas de inmigración y a comunicar nuestras preocupaciones con la administración gubernamental.
Editora: ¿Cómo están los obispos abordando los temas de inmigración con la nueva administración?
Obispo Vásquez:
Desde la elección presidencial, hemos escuchado una gran preocupación por parte de la comunidad inmigrante. Muchos están asustados y aterrados de que haya deportaciones masivas basándose en la retórica usada durante la campaña presidencial. Para abordar esos miedos, los obispos de Estados Unidos llamaron a un día de oración el día 12 de diciembre, festividad de Nuestra Señora de Guadalupe. Las parroquias a lo largo de la nación fueron invitadas a reunirse en una oración en apoyo por los inmigrantes en nuestro país. Continuamos orando por nuestros inmigrantes mientras les ayudamos a aprender sobre sus derechos y a aplicar por la ciudadanía y evitar las estafas relacionadas a asuntos de inmigración.
Yo mismo, y otros obispos, hemos escuchado de padres cuyos hijos están siendo  víctimas de acoso escolar. Los niños están diciendo a otros niños que ellos y sus padres van a ser deportados. Esto está pasando basándose en el color de su piel y en su apellido. Este tipo de lenguaje agresivo es muy perturbador para nosotros los obispos. Es horrible cómo este tipo de actitud se ha filtrado en nuestras escuelas y también en nuestros negocios. Gente trabajadora está siendo también ame-nazada por que son inmigrantes. Se les está diciendo que no merecen salarios justos por que no tienen documentos legales apropiados. Este tipo de acoso es inaceptable. Como dije antes, los inmigrantes – tal como tú y como yo – son hijos de Dios y merecen ser tratados con dignidad y respeto. Como obispos no estamos abogando a favor de fronteras abiertas. Abogamos por fronteras seguras, pero al mismo tiempo queremos asegurarnos de que la gente que está llegando a través de la frontera sea tratada con justicia.
Estamos tratando de comunicarnos con la nueva administración para dejarles saber la posición de la iglesia sobre asuntos de inmigración. Aún no estamos seguros de lo que la administración intenta hacer sobre los temas de inmigración. Una retórica dura fue usada durante la campaña presidencial y eso nos preocupa mucho. El sistema de inmigración en nuestro país ha estado roto por mucho tiempo y hay habido poco o ningún apoyo de parte de ninguno de los partidos políticos por décadas.  Para poder resolver esta situación ambos partidos tienen que trabajar juntos para llegar a una solución y dejar de usar los temas de inmigración para el servicio de sus agendas políticas.
Editora: ¿Cómo pueden los Católicos promedio ayudar a la lucha por la reforma migratoria?
Obispo Vásquez:
Yo invito a todos a informarse sobre qué es lo que la iglesia enseña sobre inmigración. El sitio web Justicia para los Inmigrantes (www.justiceforimmigrants.org) tiene información excelente sobre las políticas sobre inmigración de los Obispos de Estados Unidos. Yo los invito a todos a conocer a la población de inmigrantes y a entender por qué vinieron a Estados Unidos. Muchos de ellos son niños y mujeres escapando la violencia. Están escapando del narcotráfico. Están escapando de bandas y violencia en Centroamérica. No vienen aquí buscando el quitarnos nuestro trabajo; ellos vienen buscando una mejor vida para ellos mismos y para sus seres queridos. Ellos merecen nuestra preocupación, nuestra compasión y nuestras oraciones.
Editora: ¿Cuál es su oración por los inmigrantes?
Obispo Vásquez:
Mi oración por los inmigrantes es por que ellos encuentren corazones que les den la bienvenida entre nuestra gente. Los inmigrantes han sido una bendición para nuestro país. La gran diversidad de inmigrantes nos ha traído innovación y esperanza. Nuestro país fue construido y establecido por inmigrantes y necesitamos que la población inmigrante sea defendida, protegida e integrada para que nuestro país continúe fortaleciéndose.