Entrevista: El V Encuentro llama a todos al discipulado

Editora: Obispo, el proceso del V (quinto) Encuentro ha comenzado en nuestra diócesis. Díganos más sobre este proceso.
Obispo Vásquez:
El V Encuentro es un proceso de reflexión y acción de dos años para la iglesia entera en los Estados Unidos. En la reunión de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB por sus siglas en inglés) en Baltimore en noviembre pasado, los obispos aprobamos y dimos prioridad al avance del Encuentro. El objetivo principal del V Encuentro es discernir maneras en las que la iglesia en nuestro país puede responder de una mejor manera a la continuamente creciente presencia Hispana, y para ayudar a los hispanos Católicos a fortalecer su identidad Cristiana y su respuesta como discípulos misioneros para la iglesia entera.
El tema y el propósito del V Encuentro es “Misioneros Discípulos: Testigos del Amor de Dios,” el cual está basado en el llamado del Papa Francisco a ser una iglesia misionera que se acerca a aquellos en la periferia de la sociedad. No somos una iglesia que espera a que la gente venga a ella, sino que somos una iglesia que involucra a los demás y da testimonio del amor de Dios, particularmente a los jóvenes y las familias. A través de este proceso, también queremos formar líderes en nuestras parroquias y en nuestra diócesis.
Este proceso, el cual ha comenzado en nuestras parroquias, continuará por el próximo año y medio y culminará con el V Encuentro nacional en el otoño de 2018. El V Encuentro se llevará a cabo en la Diócesis de Fort Worth, y se espera que más de 3,000 delegados representando diócesis de todo nuestro país asistan. Sin embargo, antes de ello, el proceso comienza en nuestras parroquias, se mueve a nivel diocesano, luego a nuestra región y finalmente al V Encuentro nacional.
La iglesia en los Estados Unidos se divide en 14 regiones. Las diócesis de Texas pertenecen a la Región X, la cual está compuesta por Texas, Oklahoma y Arkansas. Sirvo como el obispo líder de nuestra región para el V Encuentro. He sido encargado con ayudar a mis compañeros obispos durante este proceso a lo largo de nuestra región.
Editora: Para ser claros, el proceso del V Encuentro es para todos, no sólo personas hispanas ¿correcto?
Obispo Vásquez:
¡Sí! Los obispos han dejado muy claro que el V Encuentro es un esfuerzo de toda la iglesia de Estados Unidos. Por lo tanto, todos los Católicos están invitados a participar tanto como puedan. La razón por la que algunos puede que estén confundidos es por que los Encuentros previos se enfocaron primariamente en responder a la iglesia hispana creciente en los Estados Unidos. Este próximo Encuentro, el quinto Encuentro, se trata sobre el involucrar a tantos Católicos como sea posible a participar en este proceso por que todos estamos llamados a ser misioneros discípulos. En este proceso hay un enfoque específico en la creciente población hispana en nuestra nación con un énfasis en la formación de líderes en nuestra iglesia. Queremos que los hispanos, y todos los Católicos, no solo participen sino que también tomen roles más activos en sus comunidades de fe.
Editora: ¿Por qué es el V Encuentro importante para usted y para la Diócesis de Austin?
Obispo Vásquez:
Para mí, este proceso es crítico por que la Diócesis de Austin, tanto como las diócesis en Texas, está viendo un rápido crecimiento en el número de Católicos Hispanos. De acuerdo con el Reporte CARA sobre diversidad cultural del 2010, la población Católica hispana total en la Diócesis de Austin era de 682,123 personas y 65 porciento de aquellos que se identifican a si mismos como Católicos son hispanos. Esa presencia creciente de hispanos en nuestra diócesis nos dice que necesitamos darles la bienvenida y estar más conscientes de sus necesidades. Debemos de fortalecer las maneras en las que los hispanos responden al llamado de la Nueva Evangelización.
Actualmente, 38 por ciento de nuestros seminaristas estudiando para el sacerdocio son hispanos, lo cual es una bendición. De las 123 parroquias y misiones en la Diócesis de Austin, 39 tienen un coordinador de Ministerio hispano asignado; 42 parroquias tienen algún tipo de Ministerio hispano desarrollándose actualmente; y 63 parroquias ofrecen al menos una Misa en español con regularidad. También tenemos varios movimientos hispanos exitosos en nuestra diócesis, tales como la Pastoral Juvenil (un ministerio para jóvenes adultos), el movimiento Cursillista (un ministerio de retiro), el Movimiento Familiar Cristiano (un ministerio para familias), también, al menos 27 grupos de oración carismáticos para hablantes de español. Debemos alcanzar a todos nuestros Católicos hispanos por que la estadística más triste es el alto número de hispanos que fueron alguna vez Católicos y han dejado la iglesia.
El último otoño en nuestra reu-nión del USCCB, el Papa Francisco bendijo los esfuerzos de los obispos Católicos que rodean al V Encuentro. En su mensaje, dijo, “Nuestro gran reto es crear una cultura de encuentro la cual anime a los individuos y a los grupos a compartir la riqueza de sus tradiciones y experiencia; a romper muros y construir puentes”. Creo que es precisamente lo que el proceso del V Encuentro está diseñado para hacer. 
Editora: ¿Cómo es que el proceso del V Encuentro complementa el Plan Pastoral diocesano, el cual está siendo actualmente implementado?
Obispo Vásquez:
El Plan Pastoral diocesano está siendo bien recibido por nuestras parroquias y por muchos de los movimientos en nuestra diócesis. Estamos viendo buenos frutos en pa-rroquias que están estudiando el plan y usándolo para ayudar a transformar sus comunidades. Existen muchas similitudes entre nuestro Plan Pastoral y el Plan Nacional del Encuentro. Veo a nuestro Plan Pastoral y al proceso del V Encuentro como muy complementarios, particularmente por que ambos están enfocados en un proceso de encuentro con Jesucristo. 
Encuentro significa eso, el encontrarse, y sabemos que un encuentro con Jesús lleva a la transformación en la persona y finalmente a la transformación en la comunidad de fe.
Ambos planes también invitan a la mayor colaboración entre nuestros ministerios para alcanzar a aquellos en la periferia, aquellos que ya no están conectados con la iglesia, y a aquellos que no han escuchado la Buena Nueva de Jesús. Es importante recordar que la periferia se encuentra más cercana a nosotros de lo que pensamos. Alguien en la periferia puede ser nuestro vecino de la casa de al lado, la persona divorciada sentada junto a nosotros durante Misa, o la familia delante de nosotros en la línea de la tienda de abarrotes. Estamos llamados a ser la iglesia que los alcanza a ellos y les ofrece sanación. El Papa Francisco invita a la iglesia a ser un hospital de campo que alcance y de la bienvenida a aquellos que sufren.
Editora: ¿Cuál es el papel de los Católicos en las bancas de la iglesia mientras nos preparamos para el V Encuentro?
Obispo Vásquez:
Estamos llamados a involucrarnos tanto como podamos en el V Encuentro. Cuando usted escuche que estas sesiones se llevarán a cabo en su parroquia, por favor, participe. Este proceso va a dar a toda la iglesia en Estados Unidos una nueva dirección para mucho años venideros. Debemos estar comprometidos y participar mientras discernimos hacia dónde está Dios llevando a la iglesia en los Estados Unidos. Este es, verdaderamente, un proceso emocionante y abierto para todos nosotros. 
Editora: ¿Cuál es su oración por el V Encuentro?
Obispo Vásquez:
Mi oración por el V Encuentro es que más gente tome consciencia de lo que está pasando en nuestro país, en nuestra diócesis y en nuestras propias parroquias. Oro por que recibamos el llamado a ser misioneros discípulos y salgamos de nuestra zona de confort para llevar la Buena Nueva a otros para que ellos también experimenten los dones que hemos experimentado en nuestra iglesia. Nos sostiene nuestra fe en Jesucristo, y nos da gozo, esperanza y gracia. Esta es nuestra oportunidad para compartir esos dones con otros. A través de la intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe, estrella de la Nueva Evangelización, que Dios bendiga todos nuestros esfuerzos en el V Encuentro.