El movimiento Schoenstatt invita a todos a ‘caminar con Cristo’

Por Joshua Chang
Columnista Invitado

El Viernes Santo es el día en que recordamos la Pasión y Muerte de nuestro Señor, y con justicia, es uno de los días más importantes de nuestro calendario Católico. Aquí en Austin, una tradición comenzó hace más de cinco años, el caminar en una peregrinación de 9 millas para experimentar el espíritu del Viernes Santo. Cientos de peregrinos han participado en este peregrinaje, el cual comienza en el corazón de Austin en la Catedral de St. Mary y viaja al Santuario Mariano de Nuestra Señora de Schoenstatt en el Oeste de Austin. Después de que el grupo de peregrinaje del año pasado diera la bienvenida a más de 400 personas, el Obispo José Vásquez accedió a enviar a los peregrinos este año con una bendición especial en frente de la Catedral. 
De inicios humildes, el primer peregrinaje de Viernes Santo sucedió cuando un grupo de estudiantes de la Universidad de Texas quería, literalmente ‘caminar con Cristo’ y dar testimonio de la fe a su amado Austin. En particular, un grupo de estudiantes de Schoenstatt University Men tomó la iniciativa y congregó a diferentes equipos de gente para la planeación de la ruta y la logística, también actividades espirituales a lo largo del camino. El caminar en peregrinaje no es algo nuevo en la iglesia y es también una tradición establecida entre la Familia Schoenstatt de Texas. Cada año por los últimos 20 años, la juventud varonil Schoenstatt hace un peregrinaje de 50 millas desde Corpus Christi hasta el Santuario Schoenstatt en Rockport. Esta audaz e icónica tradición sin duda encendió la idea dentro del grupo University y ellos adaptaron un peregrinaje para las necesidades de nuestra comunidad. El primer peregrinaje de Viernes Santo reunió alrededor de 15 estudiantes, todos ansiosos por encontrar su ciudad en este día solemne de remembranza.
Muchos años más tarde, los peregrinos han aumentado en número e incluyen niños y familias de todo Texas, incluyendo estudiantes de la Universidad de St. Edward’s, Texas A&M, Texas State, y más. El peregrinaje también presenta una original y conmovedora representación de la Pasión de Cristo escrita y actuada por algunos de los estudiantes a lo largo del camino. La creatividad del diálogo ente María Madre y el Hijo, y los pensa-mientos de cada uno de los caracteres en ese día, están be-llamente representados. Los peregrinos también están invitados a ayudar a cargar una cruz de tamaño real con Jesús durante el viaje completo de 9 millas.
La hermana Dominicana de María, Madre de la Eucaristía, Hermana Amata Veritas dijo que el peregrinaje del Viernes Santo era una oportunidad para entrar física y espiritualmente en el sufrimiento y la muerte de Nuestro Señor.
“Cada parada provee de una oportunidad para meditar sobre los misterios de las Estaciones de la Cruz y entonces caminar junto a la cruz orando, meditando y conversando con aquellos que estuvieron ahí en el camino,” dijo.
Un peregrinaje es, por definición, una expedición religiosa, o un viaje con el propósito de honrar a Dios. El Movimiento Schoenstatt de Austin le invita a unirse a ellos el Viernes Santo, 14 de abril, y caminar en solemne remembranza del sacrificio de Nuestro Señor. Los peregrinos se reunirán en los escalones de la Catedral de St. Mary a las 12:30 p.m. en punto y recibirán una bendición por parte del Obispo Vásquez antes de salir hacia el Santuario Schoenstatt a la 1 p.m.
Para mayor información, visite www.schoenstatt.us