El Obispo establece tribunal para asuntos matrimoniales en español

Por Paul Madrid
Corresponsal Especial

El Obispo José Vásquez recientemente estableció una sección en español del tribunal matrimonial diocesano, el cual es uno de los primeros tribunales en el país equipado para manejar casos de anulación enteramente en español sin el uso de traductores.
El Padre Christopher Ferrer, quien se encuentra a cargo de la Oficina diocesana de Servicios Canónicos y Tribunales ve la necesidad práctica para la nueva sección.
“Casos de anulación relativos a partes hablantes de español se han incrementado substancialmente durante los últimos años,” dijo el Padre Ferrer.  “Nuestra configuración antigua permitía a los fieles hispanoparlantes el someter documentación y testimonios en su lengua nativa, pero usábamos traductores para traducir toda la evidencia en inglés. También emitíamos las decisiones únicamente en el lenguaje inglés”.
El proceso de anulación es detallado y generalmente conlleva varios meses para ser completado. El proceso comienza en el nivel parroquial. Una persona hace una cita con uno de los clérigos locales o empleados de la parroquia, quien revisa la historia del matrimonio junto con la persona, le ayuda a encontrar los testigos y documentos necesarios para el proceso, e interviene por la persona con el tribunal. Una vez que el tribunal recibe el caso de parte del interventor de la parroquia, el proceso formal comienza cuando el tribunal contacta a la otra parte del matrimonio, dándole la oportunidad de sugerir testigos y evidencia ya sea en apoyo de la nulidad o contra la nulidad. El tribunal entonces investiga, contacta a los testigos para sus declaraciones, y entonces, después de revisar la evidencia, el juez llega a una decisión sobre si el matrimonio es válido o no.
El Padre Ferrer explicó que la traducción al español de toda esta información con frecuencia agregaba más tiempo al proceso que puede ser largo, un emplazamiento por el que sólo los hablantes de español tenían que pasar.
“Después de recibir la ins-trucción por parte del Obispo Vásquez, evaluamos las habilidades lingüísticas de nuestros canonistas y empleados e hicimos el esfuerzo de contratar personal de apoyo adicional bilingüe para hacer una sección en español posible,” dijo. “El Tribunal está organizado ahora de tal forma que la traducción ya no es necesaria. Los jueces en estos casos revisan la evidencia en español, escuchan los argumentos de interventores hablantes de español, y escriben sus decisiones en español de manera que las partes y los que intervienen por ellas puedan entenderles sin traducción. Esto nos ayudará a tomar decisiones en estos casos al mismo ritmo en el que manejamos casos en Inglés”.
El Obispo Vásquez explicó que mientras que la eficiencia es un motivador importante para crear el tribunal en español, no fue el único.
“El Papa Francisco ha pedido de manera consistente a la iglesia que encuentre maneras de alcanzar a individuos en la periferia de la sociedad civil y eclesiástica,” dijo el obispo, “y los fieles que se encuentran a si mismos alejados del mensaje del Evangelio en lo que concierne al matrimonio merecen atención especial, aún más cuando forman parte de una comunidad vulnerable. Esta es una razón por la que he decidido eliminar la barrera del lenguaje para una parte vulnerable de una ya comunidad vulnerable”.
El Obispo Vásquez también notó recientemente que el Papa Francisco reformó los procedimientos de la nulidad matrimonial para remover las muchas barreras físicas y morales que prevenían que los fieles alejados buscaran la ayuda de la iglesia para sanar y recibir apoyo.
“Esto sirvió como un buen recordatorio para mí de que la iglesia necesita ser adaptable en sus estructuras judiciales para cumplir su ley suprema: la salvación de las almas,” dijo el obispo.
Además, el Obispo Vásquez notó que el proceso para el V Encuentro, la iniciativa de los obispos de Estados Unidos sobre el ministerio a hispanos, ha comenzado recientemente, y esto lo animó a tomar este paso ahora en la Diócesis de Austin.
“A través del V Encuentro, los obispos de Estados Unidos están discerniendo maneras en las cuales alcanzar a los hispanos que se encuentran a si mismos alejados de la vida y la visión de la iglesia. El hacer más fácil para los fieles hablantes de español el acercarse al tribunal en su lengua nativa es sólo una manera en la que la diócesis está respondiendo a la incremental presencia hispana en nuestra iglesia local. La iniciativa del tribunal en español no se trata sólo sobre decidir sobre anulaciones más rápido; también se trata de dar la bienvenida a los hablantes de español a nuestra comunidad y de hacerlos sentir que la Iglesia Católica en Austin es en verdad su hogar”.