Caritas: Desnutrición en Venezuela está en nivel de crisis humanitaria

Por Junno Arocho Esteves
Catholic News Service

Con altos precios de alimentos y una economía en crisis, la desnutrición en 
Venezuela ha cruzado el umbral de una crisis humanitaria, dijo el capítulo local de Caritas Internationalis.
Las cifras más recientes de un informe de Caritas Venezuela publicado el 16 de mayo demuestran que en cuatro estados, incluyendo la capital, Caracas, el 11.4 por ciento de los niños menores de 5 años “padece malnutrición mode-rada o severa”.
“Estamos extremadamente preocupados. Llevamos desde octubre analizando los niveles de malnutrición y ofreciendo asistencia a los menores de cinco años, en cuatro estados: Distrito Capital, Vargas, Miranda y Zulia”, dijo Janeth Márquez, directora de Caritas Venezuela.
El número de malnutridos aumenta a 48 por ciento cuando se incluyen los niños menores de 5 años, que “están en riesgo inminente de sufrirla,” dice el informe.
“Ves el debilitamiento y, en algunos casos, el edema –– clásicas imágenes de niños hambrientos. En los pueblos, son los niños quienes están afectados de forma más grave, pero también los adultos están muy débiles,” dijo Susana Raffalli, especialista humanitaria en emergencias alimentarias para Caritas Venezuela.
Aunque Caritas Venezuela distribuye kits conteniendo suplementos alimenticios y medicamentos, las provisiones frescas cada día son más difíciles de conseguir debido a la situación deteriorada del país, según Caritas Internationalis.
El estudio, que encuestó hogares en 31 parroquias, también dice que los miembros de más de ocho de cada 10 hogares están comiendo menos, en muchos casos debido a que unos miembros de las familias no comen para que otros puedan comer. También reveló que personas en uno de cada 12 hogares están “comiendo de la calle”.
“Aún se ven restaurantes de lujo y gente viviendo una vida normal en la capital, pero incluso en esas zonas, por la mañana temprano, se puede ver a mucha gente rebuscando en los contenedores de basura, por comida”, dijo Raffalli.
Márquez dijo que otro riesgo mayor de salud que 
afecta al país es la falta de agua potable. Con las reservas del país sin mantenimiento apropiado y sin provisiones para que toda la gente tenga agua potable, los niños malnutridos están en alto riesgo de enfermarse con parásitos.
“Estamos llevando a cabo talleres para enseñarles cómo protegerse de los parásitos que se crean en el agua,” dijo Márquez. “También estamos distribuyendo filtros de agua caseros, que se hicieron inicialmente para África, y dando formación a las personas para que aprendan a utilizarlos y que, especialmente los niños, las mujeres embarazadas y los ancianos, puedan beber así agua mejor”.
El informe de Caritas pidió a los líderes nacionales y mundiales intervenir y dar ayuda en forma de alimentos, así como ayuda en el restablecimiento de “adecuadas infraes-tructuras, para la asistencia médica, el agua potable y los saneamientos”.
“Es necesario que la respuesta a esta crisis alimentaria sea una prioridad social y económica. Dejando a un lado la política, hay que proteger a los más vulnerables y facilitar asistencia a todos aquellos que, oficial y no oficialmente, tienen acceso rápido a las personas más necesitadas en todo el país,” dice el informe.