Encuentro: El proceso del V Encuentro continúa en la diócesis

Por Allison Cavazos
Columnista Invitada

“Por tanto, vayan, y hagan discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que les he mandado; y he aquí que yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo” (Mt 28:19-20).
A pesar de que las sesiones parroquiales del V Encuentro han concluido en la mayoría de las locaciones, los frutos del proceso están aún madurando y continuarán haciéndolo en los próximos meses y años. Se estima que aproximadamente 1 millón de individuos en más de 5,000 parroquias y organizaciones a lo largo de 175 diócesis en los Estados Unidos se han involucrado en el proceso del V Encuentro para cumplir con el mandato del Evangelio de convertirse y formarse como misioneros discípulos. En la Diócesis de Austin, 52 por ciento de 127 parroquias están participando activamente en el proceso, más del doble del promedio nacional de 25.1 por ciento.
Como parte del proceso parroquial, los participantes se involucran en actividades misioneras en las periferias, “lugares en los que nuestros hermanos y hermanas son vulnerables, excluidos, negociados como forasteros, viven con miedo, están aislados, son ignorados, invisibles” (Diario de Misión y Consulta del V Encuentro). Ellos se involucran en el diálogo, aprenden la perspectiva de otras personas sobre la vida, la fe y cómo la Iglesia Católica ha estado presente para ellos.
Además de enviar una retroalimentación de sus experiencias para el reporte diocesano, los delegados de cada parroquia participante se reunirán en octubre para el Encuentro Diocesano en la Universidad St. Edward’s en Austin. El Encuentro Diocesano es una oportunidad de reflexionar sobre las experiencias compartidas o diversas, de proponer respues-tas prácticas a necesidades específicas identificadas –– especialmente a aquellas pertinentes a la comunidad hispana/latina, y hacer compromisos concretos para avanzar la Nueva Evangelización en parroquias, pequeñas comunidades y otros movimientos o grupos.
En su mensaje para el V Encuentro, el Papa Francisco dijo, “Nuestro gran reto es crear una cultura de encuentro, la cual anime a los individuos y grupos a compartir las riquezas de sus tradiciones y experiencia; derrumbar muros y construir puentes”.
A través del proceso del V Encuentro, 1 millón de nuevos misioneros en los Estados Unidos y aproximadamente 1,500 aquí en el Centro de Texas están siendo enviados a propagar el gozo del Evangelio a todas las esquinas de nuestra nación. 
“La Iglesia tanto en América como en cualquier otro lado, es llamada a salir de su zona de confort y ser levadura de comunión; la comunión entre nosotros, con nuestros compañeros Cristianos, y con todos los que buscan un futuro de esperanza. Necesitamos volvernos aún más completamente una comunidad de discípulos misioneros, llena del amor del Señor Jesús y de entusiasmo por la propagación del Evangelio,” dijo el Papa Francisco.
Que Dios continúe bendiciendo los esfuerzos del V Encuentro.