La pandemia cambia cómo la diócesis y las parroquias realizan su ministerio